Cría del agapornis papillero

© Paradais Sphynx

Cuando sacarlo del nido

El mejor momento para separarlo de los padres es cuando el polluelo de agapornis papillero tiene entre 20 y 25 días de vida, en ese momento está suficientemente fuerte para criarlo a mano y se adaptará a la papilla suministrada con jeringa sin problemas, si lo sacamos a partir de los 30 días es bastante más difícil que pierda el miedo y le costará muchísimo mas confiar en nosotros.

Dónde poner al pollito, su alojamiento

Tendremos que buscar un habitáculo que será el hogar de nuestro agapornis papillero en las siguientes semanas de vida, prácticamente hasta que esté casi todo su cuerpo emplumado. Éste debe ser de fácil limpieza y desinfección, pues la papilla es muy líquida y las deyecciones abundantes, no olvidemos que el agapornis papillero debe estar en todo momento limpio y seco.

Lo ideal es adquirir una fauna box o un tapper sin tapadera. Lo acondicionaremos colocando una servilleta o papel de cocina en el fondo de nuestro nido provisional y luego colocaremos una capa de viruta de madera, preferiblemente no serrín.

Matener calentito al agapornis papillero, la temperatura ambiental importa

La temperatura idónea a la que debemos mantener al polluelo es entre 25 y 30º C, podemos ayudarnos de una manta eléctrica, colocándola bajo nuestro fauna box y poniendo entre ambas una toalla o trapo que nos sirva como aislante térmico, así se evitará el sobrecalentamiento.

Por último, escogeremos el lugar de la casa mas tranquilo, lejos del bullicio y de la luz directa. Tememos que tener en cuenta que en esta etapa de vida del agapornis papillero necesita su tomas de papillas, calorcito y mucha tranquilidad.

Cómo preparar la papilla

Para preparar la papilla utilizaremos agua de mineralización débil (embotellada), que calentaremos a 37º C, añadiremos unas cucharaditas de papilla hasta que espese con la consistencia de un yogurt, antes de administrarla debemos comprobar que no quema, una buena manera de comprobarlo es poner una pequeña cantidad en la cara interna de la muñeca. Si todo está correcto llenaremos la jeringa con la papilla elaborada, evitando en todo momento que entre aire en la misma.

Cómo hay que suministrar la papilla

Antes de suministrar la papilla hay que asegurarse de que el buche esta vacío, si quedase mucha comida en el buche, esta primera fermentaría y el pollo puede llegar a enfermar, por esa razón, si entre toma y toma todavía quedan restos de comida, espaciaremos en el tiempo un poco más las tomas o daremos menos cantidad de papilla para facilitar la digestión a nuestro agapornis papillero.

Hay que tener cuidado e ir con calma, dejando que el pollito trague a su ritmo, ya que la papilla podría entrar por la traquea en lugar de por el esófago, para evitarlo el pollito debe estar en postura vertical, de esa manera, al tragar, llevará la papilla hacia el buche; éste es transparente y se puede observar con claridad como se va llenando a medida que se suministre la alimentación.

Nunca debe guardarse la papilla sobrante, ya que fermenta muy fácilmente, en ese sentido es importante preparar lo que pueda digerir el pájaro en una sola toma, de lo contrario desperdiciaremos la cantidad sobrante y se agotarán con facilidad las existencias.

Las tomas

Las tomas son proporcionales a la edad del pollo:

– Entre los 18 y 25 días, la cantidad a suministrar es entre 3 ml y 6 ml por toma cada 6 horas (4 tomas).

– Entre los 26 y 40 días, incrementaremos la cantidad entre 5 ml y 10 ml por toma cada 8 h (3 tomas).

– De los 41 días en adelante le daremos la cantidad que ellos quieran de papilla repartida en tres tomas, y empezaremos con la introducción de los sólidos, poniendo a su disposición espiga de mijo y agua, según veamos que come la espiga, iremos introduciendo nuevos alimentos: semillas germinadas, frutas, verduras y mixtura específicas para agapornis.

– Cuando arranquen a comer suficiente alimento sólido comprobaremos que consumen menos cantidad de papilla, y se puede bajar el número de tomas a dos, mañana y noche, posteriormente a una única toma por la noche, que mantendremos durante todo el tiempo que nuestro agapornis quiera. A los 60 días el pollo podrá prescindir de los preparados de papillas.

Es necesario destacar que sobre los 30 ó 35 días podemos trasladarlo, durante el día, a la jaula de destete, ésta tiene que estar acondicionada para él, las percha bajitas, los comederos y agua accesibles, y si es posible un pequeño tapper con viruta en su interior simulando su fauna box. A partir de los 45 días se puede dejar definitivamente en la jaula.

Cría a mano del agapornis papillero
Tu opinión importa: Valora el artículo