Agapornis o inseparables, también denominado lorito del amor

Dmitry Pichugin – Fotolia.com

Los Agapornis, también denominados inseparables o loritos del amor son aves muy apreciadas como animales domésticos o mascotas. Su plumaje es de gran atractivo por el colorido que exhibe y su pico es uno de sus rasgos más apreciados. Son especies pequeñas, con medidas a partir de los 10 cm. Pertenecen a la familia de los Psitaciformes y desarrollan la capacidad de emitir sonidos por imitación, pero no son hablantes como los loros. Actualmente están reconocidas 9 especies de estas preciosas aves.

Su carácter es vivaz, alegre, juguetón, cariñoso y sociable. Sus patas son altamente versátiles y las utiliza como pies y como manos, para alimentarse y andar por la jaula. Si son bien cuidados y mantenidos pueden llegar a superar los 15 años.

Su lugar de origen son las selvas tropicales de África y se trata de un animal exótico que no suele tener problemas para adaptarse a la vida cotidiana de una casa de familia.

Alojamiento o jaulas para agapornis

Las jaulas para el alojamiento del agapornis deben ser individuales, o a lo sumo para dos de la misma especie; no se puede perder de vista que los agapornis no admiten la convivencia con otras especies de pájaros como canarios o periquitos. El ambiente donde situemos la jaula debe estar aireado, con luz y sin malos olores.

La jaula debe ser espaciosa y recomendable las de tipo metálico: acero inoxidable, aluminio o galvanizadas; la madera no es aconsejable, puesto que se suelen almacenar restos de comidas en sus hendijas, provocando enfermedades en nuestra ave, además su higiene es más limitada, téngase en cuenta que se limpian con mayor dificultad. Debemos evitar que el ave esté expuesto a temperaturas extremas, por la noche, una tela en la jaula ayuda a evitar corrientes de aire indeseadas.

Igualmente debemos asegurarnos de mantenerlo alejado de otras mascotas como perros y gatos. La higiene de la jaula le aportará salud, las perchas en la misma, diversión. Los bebederos, comederos y bañeras de nuestro agapornis nunca deberán estar vacíos de agua limpia y potable, así como de alimento suficiente.

Debemos limpiar una vez por semana la jaula y accesorios utilizados para los loverbirds o inseparables. El suelo de la jaula deberá tener incorporado papeles o tierra especial para aves, de esa manera lograremos mayor poder de absorción en cuanto a las deposiciones del ave, repercutiendo positivamente en el estado general de salud del animal.

Los juguetes ayudan a la diversión de los inseparables, pero si decimos incorporar alguno en su jaula, debemos cerciorarnos de que no sea demasiado grande, ya que podría limitar el espacio que requiere el animal para ejercitarse.

Alimentación o comida del Agaporni

Las semillas de mixtura a base de alpiste, girasol y avena será el alimento ideal para nuestro pájaro, las envasadas, es decir de fabricación industrial, ofrecen mejor calidad y mayor fiabilidad en cuanto a la limpieza de los gránulos que incorporan. El alimento blando a base de frutas, verduras, zanahorias nunca estarán de más, incluso es aconsejable darles por lo menos una vez por semana. Las frutas y las verduras deben lavarse bien y administrárselas en pequeñas proporciones.

La alimentación del agapornis ha de completarse con productos minerales, como es el caso de hoja de jibia u otros bloque de fácil adquisición en tiendas especializadas de animales.

Salud de los loritos del amor o inseparables

Como la mayor parte de las aves, una alimentación adecuada y un óptimo alojamiento es esencial para el buen estado de salud de los agapornis o inseparables.

En caso de que nuestro ejemplar se encuentre embolado, inactivo, plumaje descuidado, falsa muda, falta de apetito, diarreas, ojos hinchados, respiración agitada o cualquier otro síntoma que nos haga sospechar de un estado de salud anormal, se hace imprescindible llevarlo al veterinario de elección para que pueda explorar detenidamente al ave y prescribir la medicación adecuada para su recuperación, no es aconsejable administrar fármacos sin la exploración facultativa del veterinario.

Reproducción de los inseparables

Para lograr una reproducción exitosa de los agapornis es imprescindible que contemos con una jaula espaciosa especial para cría; debemos incorporar un nido, aconsejable de tipo caja, que ya vienen provistos de una puerta para su exploración interior, además llevan incorporados unos filamentos para poder ubicarlo cómodamente en la jaula.

La hembra pone alrededor de tres a seis huevos, el periodo de incubación es de unos 23 días. Sobre las siete semanas los polluelos estarán en condiciones de abandonar el nido, no obstante, permanecerán con sus padres durante unas semanas más, hasta que consigan ingerir alimentos por sí solos y se desenvuelvan con mayor holgura por el interior de la jaula. Con posterioridad será el momento de separarlos y trasladarlos a una voladera espaciosa, imprescindible para culminar la fase de desarrollo de estas hermosas aves.

Precio de ejemplares

El precio de los agapornis o inseparables es variable en función de la variedad, ya que existen diferentes especies. Si disponemos de poco presupuesto, podemos encontrar ejemplares desde 25 a 30 euros; por supuesto los destinados a concurso de ornitología son más caros, ya que su morfología, plumaje y coloración presentan mejor calidad. La adquisición no ofrece dificultad, existen personas aficionadas o particulares que ocasionalmente venden inseparables a buen precio, también podemos encontrarlos en tiendas de animales y en aviarios profesionales.

Información taxonómica del agapornis

Reino: Animalia.
Subreino: Eumetazoa.
Filo: Chordata.
Subfilo: Vertebrata.
Clase: Aves.
Subclase: Neornithes, aves modernas.
Superorden: Neognathae, neognatos.
Orden: Psittaciformes, loros, cacatúas, cotorras, periquitos y afines.
Familia: Psittaculidae; denominación clásica: Psittacidae, psitácidas.
Subfamilia: Agapornithinae, loros de dimensiones reducidas.
Género: Agapornis.

Razas, tipos o clases

Existen numerosas especies: Agapornis roseicollis o de cuello rosa; Agapornis fischer; lilianae, inseparable del Nyasa; Agapornis swinderniana o de collar negro; personatus, enmascarado o de cabeza negra; canus, inseparable de cabeza gris; taranta, inseparable abisinio o de frente roja; nigrigenis, inseparable de mejillas negras; pullarius o cara roja.