Enfermedades de los canarios, su salud

Foto: Paradais Sphynx

La muda en los canarios

La muda de canarios es un proceso fisiológico consistente en el cambio de plumaje tras la llegada de la época veraniega, en circunstancias normales suele concluir en unos veinticinco o treinta días, por regla general, se produce todos los años, además, en los canarios machos, a parte de la pérdida del plumaje, permanecen sin emitir sus cantos característicos.

Una vez finalizada, podremos observar una gran belleza en el ave, ya que la renovación de las plumas le dotará de un bello colorido. Durante el tiempo que perdure este fenómeno, es indispensable que el canario se encuentre bien alimentado, incrementaremos las raciones de fruta y verduras, al mismo tiempo que podemos suministrarle algún tipo de complejo vitamínico, por otro lado, es necesario que se encuentre alojado en una pajarera espaciosa, de esa manera, podrá ejercitarse, desprendiéndose de la pluma muerta y favoreciendo la aparición del nuevo plumaje.

Los baños regulares durante el periodo de muda son muy importantes, favorece más velozmente la recuperación del pájaro.

Si el canario habita en un lugar demasiado caldeado o cercano a alguna fuente de energía artificial, este fenómeno también puede manifestarse, en este caso, se denomina “muda patológica”, debemos prevenir estos acontecimientos, ya que se desarrollan fuera de su curso natural, comprometiendo la salud del ave, insistiendo en la necesidad de no alojarlo en áreas enriquecidas con climatización artificial, o en su caso, que la zona no supere los 15 º de temperatura ambiente. Los cuidados que requerirá el animal afectado, serán los descritos con anterioridad.

Desparasitación de los canarios

Para la prevención de parásitos, el canario va a precisar desparasitaciones periódicas, tanto externa como interna, se trata de evitar los efectos drásticos que este tipo de parásito puede hacer en el animal, los síntomas característicos en ejemplares infectados son principalmente: mal estar general, picores, pérdida de pluma, anemia o diarreas, entre otras causas. Además, con independencia de la desparasitación, es necesario desinfectar frecuentemente la jaula y demás accesorios del ave.

El parásito externo habitual en los canarios es el piojillo rojo, habita por todos los rincones de la jaula y sus accesorios, son nocturnos y se reproduce con suma facilidad, hasta el punto de que si no intervenimos a tiempo, puede perecer el propio canario, como medida preventiva podemos adquirir en el mercado, algún preparado para fumigar jaulas y demás accesorios de la canariera, también existen artículos especiales a suministrar en el plumaje del animal.

En cuanto la desparasitación interna, la industria fabrica vermicidas especificados en la infección por gusanos redondos o planos, protozoos, etc., normalmente se suministran en el agua del bebedero.

Primeros auxilios. Prevención de enfermedades de los canarios

Como ya hemos manifestado reiteradamente, es fundamental visitar al veterinario y seguir sus indicaciones en aquellos casos en que nuestro canario presente alguna enfermedad, no es recomendable medicarlo de muto proprio, ya que puede repercutir negativamente en su salud.

En este apartado aprenderemos los síntomas patológicos más comunes en los canarios, con indicaciones para un correcto manejo sobre los primeros auxilios.

Es conveniente disponer de un pequeño botiquín sanitario, nos será de buena ayuda para el caso de que el canario se accidentase, produciéndose algún tipo de fractura.

Por otra parte, si tenemos más de un pájaro y advertimos alguno enfermo, es muy significativo aislarlo del resto, para la prevención de todo tipo de contagios, en estos casos, incrementaremos las medidas profilácticas, obsérvese que la higiene cobra un papel extremadamente importante.

Pérdida de plumas

Si observamos pérdida de plumas en épocas no calurosas, debemos comprobar que la habitación donde esté ubicada la jaula, no esté excesivamente caldeada, ya que pudiera tratarse de una muda patológica, si fuese así, tomaremos las medidas descritas en la sección referente a la muda del canario.

En el caso de que el canario se agite, arranque pluma o se rasque frecuentemente, puede estar infectada por parásitos externos, es importante desinfectar la jaula y accesorios, también procederemos a su desparasitación con algún producto de los existentes en el mercado.

Canario embolado

Es un síntoma de enfermedad o falta de algún alimento, el pájaro eriza su plumaje, en casos extremos incluso esconde la cabeza bajo el ala, como si estuviese dormido; es necesario explorar al canario, comprobaremos el sonido de su respiración, si éste es jadeante o con excesivo ruido, puede ser alguna patología que afecte a las vías respiratorias; si advertimos vientre rojo o inflamación en los intestinos, se trataría de alguna dolencia del tracto digestivo; un hígado inflamado, color negruzco, es un indicio de una dolencia hepática, en muchas ocasiones por exceso de alimentos grasos; finalmente si advertimos un esternón demasiado afilado, enflaquecido, es un indicativo de pérdida de peso en nuestro canario.

Fracturas

Las más habituales son la rotura de patas o alas, para prevenirlas es necesario no manipular excesivamente al canario, sobre todo aquellos que opongan reparo en su manejo. Extremaremos precauciones en jaulas que incorporen algún sistema de muelle para la apertura y cierre de puertas, en ellas es frecuente este tipo de lesiones.

En muchas ocasiones, la fractura conlleva la pérdida de la pata, se acaba secando, no obstante, tras un periodo de tiempo, el canario vuelve a llevar una vida normal, se adapta sin dificultad, aunque solo posea un miembro.

Diarreas

Las diarreas son frecuentes en los canarios, si observamos heces demasiado líquidas, deberemos retirarle temporalmente la verdura y que se alimente durante varios días simplemente con alpiste, en poco tiempo, el pájaro volverá a la normalidad. En el caso de que éstas sean persistentes e incluso que las heces cambien a color amarillento, verdoso o sanguinolento, deberemos consultar al veterinario, pues precisará de algún suministro farmacéutico.

Patologías oculares

Si observamos que nuestro canario tiene los ojos ulcerosos, lagrimeos constantes, excesiva legañas o existencia de forúnculo, es importante la visita al veterinario para que nos recete el fármaco adecuado tras la exploración del pájaro.

Patas con callosidades, ulcerosas o escamosas

Este tipo de patología es frecuente en los siguientes supuestos: falta de higiene de los posaderos y base de la jaula, que se trate de un canario de edad avanzada o que nos encontremos ante una acariosis cutánea; en estos casos, realizaremos una exhaustiva limpieza y desinfección del lugar donde habite nuestro canario, también procederemos a una adecuada higiene de sus patas, se le puede aplicar algún tipo de cremas especialmente indicadas para estos acontecimientos, todo ello en función de la enfermedad que presente nuestro canario, además podemos suministrarle vaselina, que ayudará a eliminar la mugre incrustada en sus patas.

Estreñimiento

Sucede cuando el animal oponga resistencia al evacuar, es necesario observar la forma de sus heces, si son demasiado duras y de color ennegrecidas, se tratará de un estreñimiento, le suministraremos directamente un par de gotas de aceite de ricino, también debe tener a su disposición, durante algunos días, verdura fresca y limpia.

Es importante vigilar que la cloaca esté suficientemente limpia y no tenga suciedad incrustada, para prevenirlo, podemos limpiarla regularmente con algún algodón empapado en agua templada.

Síntomas del canario enfermo

  • Plumas demasiado erizadas
  • Adelgazamiento
  • Pérdida de actividad
  • Pérdida de canto en machos
  • Ojos llorosos o excesivas legañas
  • Diarreas
  • Falta de apetito, disminución del consumo de agua,
  • Inflamación intestinal
  • Canario débil, apático, somnoliento
  • Sed excesiva
  • Mucosidad
  • Problemas respiratorios
  • Plumaje sucio
  • Patas inflamadas
  • Calvicie
  • Deformaciones
  • Temblores, convulsiones.

El traslado se realizará alojando al pájaro en un transportín diseñado especialmente para este tipo de aves, de esa manera evitaremos que revolotee, con el peligro de fracturarse algún miembro.

Enfermedades más frecuentes en los canarios

ACARIOSIS CUTÁNEA: parásito que produce afecciones principalmente en las patas y plumaje del canario.

ACARIOSIS RESPIRATORIAS: enfermedad tipo parasitaria que afecta a las vías respiratorias, provocando silbidos y respiración agitada, secreciones, movimientos inusuales de la cabeza, como si tratara de expulsar algo al exterior.

AVITAMINOSIS: provocada por déficit alimenticios, el pájaro se encuentra embolado y débil.

COLIBACILOSIS: infección bacteriana que produce en el canario diarreas, falta de apetito, pérdida de peso, sed excesiva, se transmite mediante contacto con animales infectados.

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS: pueden ser de origen vírico o bacteriano, comúnmente se denomina “asma en los canarios”, el animal se encuentra abatido, tiene dificultad respiratoria, en ocasiones, descarga nasal, tos o adelgazamiento, estos síntomas son variados dependiendo de la enfermedad, entre las más frecuente está la coriza, CRD o un simple catarro.

ESTRÉS: excitación, nerviosismo, consecuencia de ruidos, excesiva manipulación o cambio de hábitat.

HEPATITIS: en muchas ocasiones producidas por el consumo de alimentos demasiados grasos, produce inflamación del hígado, los síntomas clínicos son espasmos, debilidad, dificultad respiratoria o heces blancas.

INFLAMACIÓN INTESTINAL: Es fácilmente visible la inflamación de los intestinos, adquieren coloración oscura, los signos clínicos más frecuentes son la pérdida de peso, inapetencia o respiración agitada.

MICOSIS: Este tipo de enfermedad se produce por infección de hongos, consecuencia de alojar al canario en ambiente demasiado húmedo, con poca respiración y falta de luz, entre las afecciones más usuales destacan la candidiasis, tiña, roña, etc.

PAUSTEURELLOSIS: Produce alta mortandad entre canarios, los síntomas principales son estados febriles, diarrea, respiración agitada.

SALMONELOSIS: Infección bacteriana por la ingesta de alimentos en malas condiciones, también mediante el contacto con un ave infectada, el animal presenta cuadros de diarreas, inapetencia, dolor, dificultad para moverse, la zona del hígado se observa ennegrecida.

SARNA: Infección por ácaros, el pájaro está inquieto, se arranca las plumas, en ocasiones, este parásito puede también afectar a patas, apreciándose zonas escamosas.