Ficha del apañero común o aguaitacamino, Chordeiles minor

Añapero común, Chordeiles minor
Brandon Trentler (flickr.com)/CC BY 2.0
Añapero común, Chordeiles minor

El añapero común o aguaitacamino común, como también se le conoce en algunas regiones, es un ave integrada en la familia de los Caprimulgidae y el orden Caprimulgiformes. Su nombre científico: Chordeiles minor.

Aunque nativo de Norteamérica, se conocen pocos datos sobre sus hábitos durante el invierno, debido a que esta especie migra en el invierno boreal hacia el sur del continente americano.


Características del apañero común

El añapero común es una especie relativamente mediana, con una talla promedio de 24 centímetros y un peso aproximado de 90 gramos.

Existe un notorio dimorfismo sexual marcado por los patrones de coloración en su plumaje. Los machos son más pálidos en la zona del pecho y el vientre, y tienen una banda de color blanco en sus plumas caudales, a diferencia de las hembras que suelen tener tonalidad más sólida y ausencia total de la banda blanca en la cola.

Tanto en machos como hembras se observa la garganta de color blanco, igualmente poseen una banda blanca a la altura de sus muñecas. El dorso de los añaperos comunes es rufo, con algunos patrones irregulares de manchas.

Son aves muy estilizadas, con alas puntiagudas y que cuentan con un gran perfil aerodinámico. Existen aproximadamente 9 subespecies definidas para Chordeiles minor, separadas por el color de su plumaje.

Lugar de procedencia y hábitat

El añapero común es nativo del continente americano, localizado en Norteamérica y parte de Centroamérica. Esta especie cuenta con un rango muy amplio de distribución el cual está sujeto a los cambios estacionales.

Chordeiles minor habita en bosques secos, sabanas, campos abiertos de bajos pastizales, dunas, zonas áridas, entre otras biotas.

Poco se sabe sobre los hábitats de esta especie durante el invierno boreal y sobre sus rutas de migración al sur. Ha sido raramente observado en suelo suramericano, no obstante, se ha reportado que puede habitar durante esta época en zonas costeras y sabanas abiertas.

Alimentación de Chordeiles minor

Estas aves, mayormente insectívoras, poseen grandes bocas para atrapar a sus presas, y grandes ojos que les permiten ver con suma eficiencia en condiciones de poca luz. Son de hábitos crepusculares presentando gran actividad de caza durante el amanecer o el ocaso del día.


La dieta del apañero común es muy amplia, consumen cuantiosas cantidades de artrópodos como coleópteros, himenópteros, lepidópteros, entre otros.

Reproducción

La reproducción del añapero común es estacional, condicionada a las estaciones de invierno y parte del verano (boreal), entre los meses de mayo y agosto.

Existen pocos datos sobre los hábitos de apareamiento de esta especie, debido a que se presume que su actividad se lleva a cabo en horas nocturnas. Se sabe que sus miembros son monógamos, también que las hembras suelen ser las primeras en retornar a las zonas de anidación, la cual puede ser frecuentada año tras año.

Las hembras son las que eligen el lugar para anidar. Esta especie no construye nidos, dejan los huevos en el suelo desnudo, sobre rocas, arenas, grava suelta, etc. Solo ponen 1 o 2 huevos por lo general con una diferencia de 1 a 2 días.

Pasados los 18 días de incubación, los huevos eclosionan y son atendidos por el padre y la madre. Esto incluye la defensa del nido y los polluelos, así como su alimentación.

El nacimiento de los polluelos parece estar condicionado a la ubicación geográfica. Existen referencias sobre crías nacidas en el mes de mayo, ubicadas hacia el extremo sur del territorio norteamericano, así como crías nacidas en agosto ubicadas mucho más hacia el norte.

Los polluelos alcanzan la madurez suficiente para abandonar el nido cuando cumplen los 30 días de nacidos, y están capacitados para unirse a las bandadas de migración cuando cumplen los 50 días de edad.

Conservación del apañero común

La población de Chordeiles minor es bastante abundante, además su rango de distribución es notablemente amplio, por lo que es catalogado como una especie de “menor preocupación”; no obstante, en los últimos años ha sufrido una merma poblacional, sin cuantificarse dado los escasos datos relacionados con el número de ejemplares adultos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *