Bengalí verde, Amandava formosa

Bengalí verde, Amandava formosa
Bengalí verde, Amandava formosa
T. R. Shankar Raman/CC BY-SA 4.0

Características del bengalí verde

Amandava formosa es una especie de pequeña ave endémica de la India. Como pájaro exótico de jaula es conocido con la denominación de bengalí verde.

Por lo general, el bengalí verde no suele superar los diez centímetros de longitud, sin apreciarse diferencias de tamaño entre machos y hembras.

Poseen un colorido plumaje de tono verde oscuro a verde amarillento por su parte superior y alas. La zona inferior del cuerpo adopta una tonalidad amarillenta. En los laterales presenta un esquema de franjas verticales blancas y negras.

Dispone de un pico corto de un tono rojo brillante y una cola corta con plumaje negro.

En la cabeza, el bengalí verde luce unos pequeños ojos en disposición lateral de un tono marrón. Las patas son de pequeño tamaño y tonalidad rosácea apagada.

La principal distinción entre sexos consiste en que las hembras presentan un tono más oscuro, casi grisáceo, en el lomo, las bandas de los flancos están menos marcadas, además, la coloración en machos es más vistosa.

Nombre común

Esta especie de ave, Amandava formosa, es conocida en español como bengalí verde, mientras que en inglés es nombrada Green Avadavat que sería la traducción literal del mismo nombre que en español.

Hábitat y comportamiento

La Amandava formosa se presenta principalmente en pastizales y campos de cultivo, así como en zonas de vegetación baja. También se ha descrito al bengalí verde en zonas áridas y pedregosas.

Presentan un comportamiento gregario formando pequeños grupos y suelen anidar también en conjunto con los miembros de la bandada.

Qué come Amandava formosa

La dieta de Amandava formosa es omnívora, siendo las semillas su alimento principal. Igualmente se ha citado alimentarse de pequeños gusanos, especialmente en el periodo reproductivo.

Reproducción y desarrollo de los polluelos

La actividad reproductiva de Amandava formosa oscila entre mayo y enero. Crean, ambos progenitores un nido de materiales herbáceos, normalmente en cultivos de cañas de azúcar o matorrales bajos.

Una vez construido el nido, la hembra realiza una puesta de cinco a seis huevos, que se incuban por ambos progenitores, la eclosión tiene una duración aproximada de 12 días.

Los nuevos ejemplares son alimentados y criados durante 2 a 3 semanas, que es el tiempo que permanecen en el nido. Aunque precisan de 1 o 2 semanas más para que aprendan a comer solos.

Cuando abandonan el lugar de nacimiento, presentan un pico negro, plumaje dorsal y alar marrón oscuro. Carece de franjas entre la parte dorsal y ventral, siendo esta última de tonos beige a amarillo. El plumaje de adulto del bengalí verde tiene lugar a partir de los 8 meses de vida

Cuidados en cautividad del bengalí verde

Alimentación

El bengalí verde tolera sin dificultad mixtura de semillas especiales para pájaros exóticos, también insectos en época de cría. La grava y otros productos minerales son importantes para digerir mejor los alimentos y como aportes vitamínicos. Agua limpia y fresca siempre deben tener a su alcance.

Alojamiento, la jaula

Si se desea adquirir un bengalí verde, es mejor disponer de parejas dado sus hábitos gregarios, los machos pueden tornarse agresivos con otros machos. Gustan el sol y que la jaula cuente con perchas y vegetación, no se recomienda espacios demasiados vacíos, tampoco ubicarlos en lugares con demasiado frío. Son pájaros tranquilos que frecuentan todas las partes de la jaula, incluido el suelo.

Si se dispone de suficiente espacio pueden llegar a reproducirse. En estos casos prefieren en cautividad los nidos tipo cajón de madera cerrados con un orificio de entrada y salida.

Dado su estado de de vulnerabilidad, su adquisición debe realizarse a través de criadores que los reproduzcan en cautividad y cuenten con la documentación que la legislación a tales efectos requiere.

Distribución y estado de conservación

Distribución del bengalí verde, Amandava formosa
Distribución del bengalí verde

Es una especie endémica de la zona central de la India, con poblaciones aisladas entre el sur de Rajastán hasta llegar a poblaciones septentrionales en el sur de Maharashtra.

También se han descrito ejemplares de Amandava formosa en la región de Kerala en la India y de Lahore en Pakistán, se ha sugerido la existencia en esas áreas posiblemente al ser liberados de jaulas.

Se desconocen depredadores naturales para el bengalí verde, si se han estudiados amenazas procedentes de la actividad humana. Su principal factor de riesgo es la comercialización de la especie como ave doméstica enjaulada, incluyendo la exportación a países europeos y americanos.

No menos importante es la pérdida de sus hábitats naturales fruto de su transformación, uso de pesticidas, los fuegos forestales o la tala ilegal. Algunas tribus indígenas cazan al bengalí verde, puesto que lo consideran un ave con poderes medicinales.

Por todas estas amenazas, la especie está experimentando un importante declive de la población y la lista roja de la IUCN hace fiel reflejo de ello catalogando a la especie como vulnerable.

En la actualidad Amandava formosa está recogida en el apéndice CITES, y está protegida en la India, estando totalmente prohibida la compra-venta de ejemplares desde 1981, aunque con dudosa efectividad. Así mismo está presente en al menos cuatro áreas naturales protegidas. No obstante, se recomienda una investigación más exhaustiva, a los efectos de tomar medidas más específicas para la protección del bengalí verde.

Clasificación. Taxonomía de Amandava formosa

Dominio: Eucariontes, organismos con células eucariotas.

Reino: Animalia, animales, metazoos, organismo pluricelulares, heterótrofos y con presencia de tejidos.

Filo: Cordados, presencia de notocordio.

Subfilo: Vertebrata, vertebrados, animales con columna vertebral.

Superclase: Tetrapoda, tetrapodos.

Clase: Aves

Orden: Passeriformes, paseriformes

Familia: Estrildidae, estríldidos

Género: Amandava

Especie: Amandava formosa. Latham, 1790