Cacatua tenuirostris o de pico largo.

depositphotos © lifeonwhite

Las cacatúas son oriundas de Australia, continente muy rico en cuanto variedad de especies exóticas. En su territorio natal viven en comunidad y es fácil avistarlas dado la abundancia de variedades que comprende la familia cacatuidae y por su peculiar penacho que caracteriza a estas hermosas aves. En la actualidad están catalogadas 21 especies. Aunque existen ejemplares distribuidos por otros países.

Es un animal que se adapta a la vida en cautividad, no obstante, son un poco delicadas y necesitan cuidados constantes para un mantenimiento óptimo. Algunos ejemplares son mascota muy cotizas principalmente por su gran envergadura y la gran belleza de su plumaje, a excepción de la cacatúa Ninfa o carolina, única en su género y de menor tamaño si la comparamos con el resto de especies integrantes en la familia cacatuidae, su coste también es menor, ya que es la que mejor se habitúa al entorno humano y su capacidad de reproducción en cautividad es más fácil que el resto de especies de cacatúas, además son menos ruidosas y su mantenimiento no requiero cuidados tan extremos como precisan aquellas que se caracterizan por ser de mayor porte.

Tienen una gran capacidad de imitación de sonidos, por esa razón, las que se crían en cautividad, pueden llegar a reproducir muchas palabras al igual que ocurre con los loros.

Alojamiento

Para el alojamiento de la cacatúa debemos disponer de jaulas espaciosas para que puedan ejercitarse y moverse sin dificultad. En la jaula incorporaremos perchas y restos de accesorios como comederos y bebederos. Es importante que la jaula cuente con una bandeja extraíble para una mejor higiene de las deposiciones, también ha de tener una rejilla para impedir que el la cacatúa pueda ingerir la suciedad acumulada en el fondo del habitáculo y una puerta lo suficientemente amplia para poder manejar al ave.

La jaula ha de ubicarse en un lugar con suficiente luz, debemos evitar en todo momento las corrientes de aire y una humedad excesiva, ya que estos animales son sensibles a contraer enfermedades respiratorias. También es importante que la habitación donde alojemos a la cacatúa sea un lugar tranquilo, sin ruidos, ya que se estresaría y perjudicaría negativamente en su salud; lo ideal es que pueda aislarse sin dificultad, téngase en cuenta que estos animales deben salir de la jaula, al menos dos horas al día, pues son muy activos y precisan ejercitarse constantemente.

Alimentación

En cuanto a la alimentación de las cacatúas, destacar que son animales granívoros, por consiguiente debe tener a su disposición una mezcla de semillas como puede ser el maíz, avena, trigo, arroz o cáñamo, también su dieta debe acompañarse de frutos secos como puede ser la pipa de girasol, de calabaza, nueces o cacahuetes. La fruta fresca y algunas verduras no debe faltarle. En le mercado existe también pienso extrusionado que servirá para completar su fuente de alimentación y conseguir un equilibrio nutricional acorde con las necesidades que precisan estas hermosas aves.

Los minerales también son importantes, los podemos encontrar fácilmente en tiendas especializadas en animales, al mismo tiempo que ingieren pequeñas cantidades, le sirve de distracción, ya que suelen picotearlos y jugar con ellos regularmente. El más habitual es el hueso de sepia o jibia, aunque para aves de mayor tamaño es recomendable piedras artificiales fabricadas con los minerales que precisa el animal.

El agua limpia y fresca es esencial, por consiguiente ha de renovarse diariamente, motivará a la cacatúa a su ingesta , con lo que repercute favorablemente en su salud.

Reproducción

Son animales monógamos, con lo que es primordial seleccionar una pareja de cacatúas para reproducción, pues de ser compatible su relación, probablemente vivan juntas el resto de sus vidas. Es importante este tipo de reproducción, ya que a diferencia de otras aves, no hay necesidad de mantenerlas separadas con la monótona tarea de seleccionar parejas exclusivamente en la época de reproducción y con las numerosos enfrentamientos que algunas especies pueden presentar al no ser compatibles o no estar todavía preparadas para reproducirse.

Si disponemos de una pareja de cacatúas y queremos destinarla a la cría, es esencial contar con una jaula lo suficientemente amplia para tal fin, del espacio que tengamos depende en buena medida el éxito en la reproducción. Los nidos de madera son los más indicados, ya que se sienten cómodas, protegidas y ayudan considerablemente a mantener su intimidad. El número de huevos es variable en función de la especie, la media oscila entre 2 a 5 huevos; el periodo de incubación es de unos 21 días, en algunas especies ambos progenitores comparten la tarea de incubación. Las crías nacen sordas y ciegas, con lo que precisan ser alimentadas por sus progenitores hasta que alcance las seis semanas de vida. Sobre los dos meses podemos separar a los polluelos de los padres, los trasladaremos a un habitáculo lo suficientemente amplio para que puedan ejercitarse y concluir su fase de desarrollo.

Una alimentación equilibrada y de buena calidad, tanto para los reproductores como las crías es esencial para el buen fin de la reproducción. El alojamiento juega también un papel importante, lo más acertado es disponer de un lugar en el que no exista corrientes de aire, que se pueda ventilar sin dificultad y que no alcance unos niveles de humedad muy elevados.

Educación de la cacatúa

Estos animales reproducen sonidos con facilidad, por eso con un poco de paciencia y en el transcurso de unos meses se puede lograr que lleguen a reproducir algunas palabras; una buena manera para conseguirlo es la repetición de palabras diariamente, se trata de que el pájaro asocie ese sonido y con el tiempo acabe imitándolo. Su cuidador ha de manejar al ave diariamente para que se adapte con mayor facilidad al entorno humano, no obstante, esta tarea ha de llevarse a cabo muy delicadamente, es decir, con movimientos lentos, sin ruidos y de forma no brusca, ya que asustaría a la cacatúa y se volvería arisca e incluso agresiva.

Podemos facilitarle comida de su elección para que comience a acercarse y se sienta más segura ante la presencia de su cuidador; con el tiempo le gustará posarse en nuestra mano, acudirá a la llamada para que le facilitemos su premio o golosina; es un indicativo de haber alcanzado un nivel de domesticación muy favorable en cuanto a la educación de la cacatúa.

Salud

Es de destacar que las cacatúas son muy inteligentes, pero al mismo tiempo son aves sensibles, con lo que los cambios emocionales motivados por una mala manipulación, ruidos, acondicionamiento no adecuado…. puede perjudicar seriamente su salud. Preferentemente estas aves requieren un trato dulce y amable.

Un veterinario especialista en animales exóticos es esencial para una revisión periódica de la cacatúa, con ello prevenimos muchos problemas de salud en el ave. También será necesario acudir al profesional en el caso de que el pájaro presente los siguientes síntomas: arranque de plumas, hinchazón de ojos, fracturas, diarreas, apatía, descuida su plumaje o en aquellos casos que deje de ingerir alimentos.

Taxonomía de la cacatúa

 

Reino: Animalía
Subreino: Eumetazoa
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Aves
Subclase: Neornithes
Superorden: Neognathae
Orden: Psittaciformes
Familia: Cacatuidae

Especies más populares de cacatúas

Destacamos algunas variedades que más habitualmente se adoptan como animales domésticos: cacatúa cresta o moño amarillo (C. galerita), cacatúa de leadbeater (C. leadbeateri), cacatúa moluca (C. moluccensis), cacatúa ducorp (ducorpsii ), sin olvidarnos de las ninfas o carlinas, única especie de su género, muy popular como animal doméstico entre las aves, su nombre científico: Nymphicus hollandicus.