Psittacula alexandri , cotorra pechiroja

© Paradais Sphynx

La cotorra Psittacula alexandri es un ave procedente de Asia, al igual que las otras especies de su mismo género son pájaros con coloridos muy bellos; es una cotorra caracterizada en poseer una tonalidad verdosa, su cabeza de color turquesa y malva, con dos franjas negras, una por encima de sus ojos y la otra, más ancha, en la zona de su garganta, el pecho es de coloración rosada. Existe dimorfismo sexual, las hembras poseen el pico color negruzco, el de los machos es de tonalidad rojiza con terminación amarillenta. La cola es fina y alargada.

Alimentación de la cotorra pechirroja

Se le puede facilitar como alimento base cacahuetes, semillas de girasol, arroz, maíz, trigo…, el pienso extrusionado especial para aves psitácidas también lo consumen plácidamente, además debe tener a su disposición fruta y verdura fresca, los germinados son una buena opción para lograr un óptimo equilibrio nutricional. El agua limpia no debe faltar a la cotorra pechirroja en ningún momento. El calcio también es importante suministrárselo regularmente, bien un hueso de jubia u otros preparados comerciales de fácil adquisición en tiendas especiales de animales.

Alojamiento y jaulas

La jaula ha de ser espaciosa para que el animal puede ejercitarse con facilidad, se prefiere jaulas cuadradas o rectangulares, de esa manera se aprovechará mejor el espacio y el ave se moverá más holgadamente. Es importante introducir alguna percha y los correspondientes comederos y bebederos. Las jaulas deben de estar ubicadas en lugares cálidos, sin corrientes y en una zona tranquila, es decir, sin demasiados ruidos que puedan estresar a la Psittacula alexandri o cotorra pechiroja. Estos animales no soportan temperaturas demasiado bajas.

Comportamiento y socialización de la cotorra pechirroja

Son aves activas y bastantes sonoras, aunque no imitan los sonidos con facilidad, son inteligentes y pueden vivir en comunidad con otras aves, siempre que las condiciones de espacio se lo permita. Con buenos cuidados y un trato óptimo se pueden llegar a manipular con facilidad, aunque son un poco tímidas sobre todo si recientemente se las ha introducido en un nuevo entorno.

Reproducción de la Psittacula alexandri

Si se destinan estas bellas aves a la reproducción, es necesario que las cotorras pechirrojas sean adultas y compatibles entre sí, de esa manera se evitarán agresiones y problemas de reproducción. Estos animales alcanzan su madurez sexual a partir de los 3 años de vida.

Las jaulas, teniendo en cuenta el tamaño de estas aves, han de ser bastante espaciosas, mínimo 3 m de longitud x 1 m de altura, es necesario introducir un nido tipo caja de madera, con un pequeña puerta para poder examinar la evolución de la puesta y el desarrollo de los pichones.

Si todo se desarrolla con normalidad, la hembra, tras ser fecundada por el macho, pondrá una media de entre tres a cuatro huevos, normalmente en días alternos. La incubación dura aproximadamente unos 22 días. Ambos progenitores contribuyen en el cuidado de los polluelos, estarán en condiciones de valerse por sí solos sobre los dos meses y medio o tres meses de vida.

En época reproductiva es importante tener presente otras fuentes de alimentación, como la pasta para cría y dietas especiales a base de insectos, las cuales complementaremos con su alimentación habitual.

Información taxonómica de Psittacula alexandri

Reino: Animalia
Subreino: Eumetazoa
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Aves
Subclase: Neornithes
Superorden: Neognathae
Orden: Psittaciformes
Familia: Psittacidae
Género: Psittacula
Especie: Psittacula alexandri

Conservación en estado salvaje

Psittacula alexandri está evaluada en la Lista Roja de la UICN como “Casi Amenaza”, principalmente por la disminución alarmante de la población sufrida a partir del 2012, sus principales peligros son la caza ilegal, recolección para introducirla en el mercado de mascotas, persecución por los agricultores para impedir daños en sus cultivos y la desaparición de su hábitat. También se encuentra incluida en el Convenio CITES, concretamente en su Apéndice II.

Vídeo cotorra de pecho rojo