Grulla canadiense, Antigone canadensis, y su atractivo físico

Grulla canadiense, Antigone canadensis
Grulla canadiense, Antigone canadensis
Becky Matsubara/CC BY 2.0

La grulla canadiense es una de las grullas de mayor tamaño y gran belleza de Norteamérica, pertenece a la familia Gruidae, aunque fue cambiada de género taxonómico Grus al género Antigone. Su población está distribuida por toda América del norte, norte de Cuba y la región de Siberia. Existen 6 subespecies que habitan a lo largo del rango geográfico anterior.

Cómo reconocer a la grulla canadiense

Es un ave de gran tamaño, cuya talla puede alcanzar con facilidad entre los 136 y 140 cm de altura, según subespecie, y aproximadamente 200 cm de envergadura.


El dimorfismo sexual está presente principalmente marcado por el tamaño de los individuos según el sexo. Los machos son más grandes que las hembras. Tienen en promedio unos 4.5 kg de peso corporal, mientras que las hembras promedian entre 3.8 y 4.0 kg.

El color del plumaje varía entre tonalidades de gris y marrón grisáceo claro. Presentan una cabeza muy llamativa con un píleo de color rojo muy intenso, un largo pico y mejillas blancas.

Antigone canadensis posee un cuello largo y muy delgado, mientras que el cuerpo es robusto, medianamente comprimido a los lados. Poseen patas negras, largas y desnudas, brindando un aspecto muy esbelto en estas aves.

Las especies de grulla canadiense cuyas poblaciones son migratorias, suelen tener un aspecto más desgastado en cuanto su plumaje. Los pichones carecen de los marcados detalles de la cabeza y su aspecto corporal es de color marrón.

En vuelo de estas aves son distinguibles debido a su gran envergadura y al largo de su cuello, el cual se extienden formando una suave curvatura.

Distribución y hábitat de la grulla canadiense

Áreas de distribución de la grulla canadiense
Áreas de distribución de la grulla canadiense

Antigone canadensis habita principalmente en Norteamérica, desde todo el extremo sur de los Estados Unidos hasta el extremo norte de Alaska y toda la costa ártica canadiense. También hay una población registrada en el norte de Cuba y otra población distribuida al noreste de Siberia.

Esta especie tiene preferencia por los terrenos amplios cubiertos por pastizales, extensas sabanas y regiones arenosas. En ocasiones, las áreas habitables están asociadas a humedales, cuerpos de agua y regiones pantanosas. A excepción de las poblaciones residentes en Cuba, cuyo hábitat está definido por regiones pedregosas y montañosas.


Se trata de un ave que no tolera hábitats intervenidos con evidente acción antrópica, aunque se la ha observado alimentándose en campos de producción agrícola, concretamente durante sus pasajes migratorios (te has preguntado por qué las aves migran, aquí te lo contamos).

Hábitos alimenticios de Antigone canadensis

Antigone canadensis es de hábitos alimenticios estrictamente diurnos y omnívoros (puedes conocer mejor qué son animales omnívoros). Su dieta puede variar según la región geográfica en la que se encuentre. Gusta alimentarse de semillas, bayas, frutos, granos y brotes de plantas. Igualmente consumen crustáceos, pequeños peces, anfibios, lagartijas o insectos, entre otras fuentes de proteínas.

La grulla canadiense pueden cazar en tierra firme o entre las marismas con poca profundidad, preferiblemente con vegetación acuática.

Reproducción

Se han descrito como aves sociables, generalmente suelen crear grupos o pequeñas comunidades en las que se protegen entre sí. Todos los integrantes emprenden los vuelos de migración hasta las regiones de anidamiento en el comienzo de la primavera.

Son aves monógamas, por lo cual las parejas se unen para siempre. Las nuevas parejas se van formando en el transcurso del vuelo hacia las zonas de reproducción. Tiene un complejo comportamiento de cortejo el cual cumplen machos y hembras, y que consiste en una serie de al menos 5 grupos de movimientos muy elaborados y concatenados entre sí.

Macho y hembra elaboran el nido con material vegetal y ambos se involucran en las tareas de reproducción. En promedio ponen 2 huevos, que tienen un tiempo de eclosión de aproximadamente 32 días. Los pollos tardan un día en abandonar el nido, aunque no son independiente hasta transcurrido un mínimo de 9 meses.

Para concluir, destacar que la grulla canadiense está incluida en el orden Gruiformes y familia Gruidae. Afortunadamente el estado de conservación de Antigone canadensis es positivo y la población de ejemplares adultos va en aumento en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *