Agateador común (Certhia brachydactyla), un maestro del mimetismo

Agateador común, Certhia brachydactyla
Agateador común, Certhia brachydactyla
Jac. Janssen/CC BY 2.0

El agateador común (Certhia brachydactyla) es un pequeño trepador miembro de la familia Certhiidae y orden Passeriformes, nativo del sur de Europa y toda la cuenca mediterránea. Cuenta con varias subespecies.

Es un ave de comportamiento sedentario, con pocos desplazamientos fuera de su área de reproducción. Solo en la temporada invernal y ante la presencia inminente de temporales, esta especie hace movimientos cortos hacia zonas más bajas o seguras. Debido a su espectacular mimetismo, este certhinido no es recurrente como presa de los depredadores que habitan en su territorio.


Características del agateador común

El agateador común es pájaro pequeño, de una talla máxima registrada de 13 centímetros, alcanzando un peso que apenas ronda los 8 gramos.

Su cabeza es proporcional a su cuerpo, con un pico delgado y relativamente largo, con una ligera curvatura hacia abajo. Por encima de los ojos tiene una tenue ceja de un tono claro y que se extiende casi hasta llegar a la nuca. El plumaje de toda su parte superior es moteado entre tonos de marrón, pardo y algunos matices claros, desde el píleo hasta las caudales, brindando una capacidad impresionante de mimetismo. La garganta, pecho y zona ventral son claros, de una tonalidad más bien blancuzca.

Este pequeño trepador tiene extremidades inferiores cortas y rosadas (ver patas de las aves). Efectúa vuelos muy cortos entre los árboles. Es habitual verlo trepando los troncos, incluso deteniéndose en forma vertical sobre ellos por periodos prolongados mientras se alimenta o descansa.

Área de distribución

Distribución del Agateador común

El agateador común tiene un área de distribución geográfica muy amplia, que cubre la península ibérica casi por completo, el sur de Europa, así como el norte del continente africano, cubriendo la cuenca del Mediterráneo en general, con un rango altitudinal que va desde 0 hasta los 1600 msnm.


Hábitat del agateador común

Esta especie tiene preferencia por bosques muy amplios y antiguos, con mayor presencia en pinares, bosques compuestos por robles, abetos, alcornoques, entre otras especies forestales, siempre de individuos maduros, bien desarrollados. Puede ser hallado en zonas de intervención humana, pero en densidades menores. Certhia brachydactyla es muy escaso o simplemente no tiene presencia en parches de bosque con un área menor a un kilómetro cuadrado.

Aunque es muy poco probable encontrarlo en altitudes superiores a los 1600 msnm hasta los 2000 msnm, puede llegar a compartir territorio en tales pisos altitudinales con el Certhia familiaris, especie con la que guarda algunas similitudes físicas.

Alimentación de Certhia brachydactyla

Es un cazador netamente diurno. Su dieta es estrictamente insectívora durante todo el año, compuesta por arácnidos, escarabajos y otros artrópodos.

Obtiene su alimento desplazándose en vuelos cortos entre árboles, posándose en forma vertical en los troncos y hurgando con su pico entre la corteza.

Cómo se reproduce

El proceso reproductivo del Certhia brachydactyla comienza a finales de marzo, extendiéndose hasta el mes de julio, dando lugar a dos puestas en este periodo de tiempo. Las primeras puestas están enmarcadas entre la última semana de marzo y la tercera semana de abril, mientras que la segunda puesta puede ocurrir entre mediados de mayo y finales de junio.

La nidificación puede darse en el bosque, donde buscan protegerse de los elementos a la intemperie, haciendo sus nidos en los huecos en los troncos así como debajo de salientes de corteza. Elaboran los nidos a poca altura del suelo

En zonas semiurbanas, pueden anidar aprovechando orificios en las paredes, muros construidos con rocas, nidos artificiales hechos por el hombre, entre otras oportunidades que estas pequeñas aves puedan ver como un posible lugar para tener a sus pichones.

Las puestas tienen una cantidad promedio de 3 a 6 huevos, estos tardan aproximadamente unos 14 días en eclosionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *