Hipovitaminosis o déficit de vitamina A en aves

Hipovitaminosis A, Déficit de vitamina A en aves
Déficit de vitamina A en aves
Atrofia en patas resultado de hiperqueratosis
© Jorgelina Simon

Existen enfermedades provocadas por un desbalance en el aporte de nutrientes en nuestras aves, como es el tema que nos ocupa: la hipovitaminosis A o déficit de vitamina A en aves.

Es fundamental proveer una ración equilibrada en cuanto a cantidades, calidades y variedades de elementos alimenticios adecuadas para cada especie en particular y en cada estadio, con el objetivo de lograr el bienestar a nuestros amigos plumíferos.


La vitamina A es indispensable en el mantenimiento del plumaje, visión y crecimiento. Como así también en la epitelización, creando una barrera protectora tanto en la piel como en las mucosas frente a microorganismo oportunistas y otros patógenos.

Es una vitamina liposoluble, que junto con otras como la Vitamina C y D, tiene la particularidad de ser sintetizadas a partir de precursores (beta-carotenos) en el hígado y en el intestino.

Interviene en la diferenciación celular e integridad del sistema inmunitario fortaleciéndolo.

Causas de déficit de vitamina A en aves

– Falta de provisión: por un escaso aporte en una dieta, raciones ricas en semillas y escasa en frutas y hojas verdes. Cabe aclarar que las semillas contienen cantidades insignificantes de vitamina A, ya que prácticamente no contienen beta-carotenos, alrededor de unos 10 mg/ kg de semilla, lo que resulta nulo o escaso a nivel nutrición.

– Hapatopatías crónicas preexixtentes: El lugar donde se almacena y se transforman sus precursores es en este noble órgano, por lo que cualquier falla repercutirá en su déficit y posteriores bajos valores en sangre.

– Enfermedades intestinales: tumores, inflamación, infecciones . Granuloma impiden la conversión de precursores en vitamina A.

– Parasitosis gastrointestinales.

– Presencia de micotoxinas o micosis, por ejemplo aspergilosis.

Sintomatología

El déficit de vitamina A en aves puede variar su sintomatología de acuerdo a la cronicidad del tiempo trascurrido, es decir, el periodo de tiempo que el ave lleva sin el aporte vitamínico adecuado.

Etapas tempranas con carencia de vitamina A en aves

– Falta de apetito.

– Plumas erizadas y sin brillo.

– Decaimiento.

– Problemas a nivel ocular. Que en esta etapa son difíciles de observar

En una etapa más avanzada

– Dificultad para respirar, correctamente por que el epitelio que tapiza las glándulas salivales aumenta de tamaño, provocando un tapón de queratina que ocluye el pasaje del aire o por la formación de abscesos a nivel sublingual, ya que el ave esta propensa a enfermedades por la falla en el sistema inmune. En ciertos casos la disnea no se manifiesta, ya que las aves pueden respirar bien a través de la boca cuando hay lesiones en la cavidad nasal.

– Conjuntivitis también puede ser casada por déficit de vitamina A en aves

– Muerte súbita en casos avanzados debido al bloqueo provocado por depósitos caseosos en la laringe; depósitos que pueden fragmentarse siendo aspirados.

– Cambios en el timbre puede escucharse una voz más rosca o gruesa debido a una colonización bacteriana y presencia de exudados en la laringe.

– Formación de conglomerados de alimento debajo de la lengua debido a que el ave, no puede deglutir normalmente, ya sea por las deformidades a nivel de pico, o por la hiperqueratosis que se forma en los epitelios.

– Líquido en las narinas.


– Cambios a nivel de las patas sufriendo estas una hiperqueratosis u engrosamiento cutáneo, que de avanzar progresa en lesiones atróficas, donde el ave queda expuesta a infecciones y a problemas en la deambulación ya que se le imposibilita el agarre a troncos o tutores.

– Deformaciones en el pico generando mala-oclusión y colectas de alimento bajo la lengua.

En la foto adjunta a este artículo se aprecia un ave con una metaplasia e hiperqueratosis de curso crónico en sus patas, consecuencia de déficit crónico en el aporte vitamina A, el cual produce un incorrecto agarre con sus patas. Obsérvese también el aspecto y color deslúcido de su plumaje. Su dieta era un 100% semillas.

Fuentes alimenticias de Vitaminas A

Se encuentran en verduras de hoja verde oscuro, verduras de color amarillo y naranja que son una fuente de pre-vitamina A. Las hortalizas de hoja verde, achicoria, acelga, zanahoria, zapallo, batata y las frutas amarillas como la manzana.

Hay que tener en cuenta que existen numerosos carotenos que no poseen actividad pro vitamínica A como el licopeno del tomate.

Cómo prevenir el déficit de vitamina A en aves

Para prevenir déficit de vitamina A en aves, es preciso aportes de cantidades adecuadas a administrar , que va a depender del tipo de ave, la edad y etapa en la cual se encuentre. Por ejemplo, un ave enferma o en periodo de cría necesitará más aporte. Se estima que lo necesario varía desde 40UI por día-ave (unidades internacionales).

Tratamientos Hipovitaminosis A

Una correcta y balanceada ración será la clave tanto para prevenir el déficit de vitamina A en aves, como para poder reestablecer la condición de salud en la misma.

La dieta debe contar con alimentos frescos, libres de pesticidas y contaminantes, los mismos deben ser provistos de manera gradual si nuestra mascota no está habituada para no generar ningún desequilibrio entérico como diarreas.

Los complejos vitamínicos que se dan en el agua de bebida son una excelente alternativa. Se recomienda que el consumo sea en las primera horas de preparado, para evitar la oxidación que ejerce el agua, lo que podemos hacer es forzar la ingesta retirando los bebedero durante unas horas y luego ofrecer el agua con el vitamínico incorporado en la misma.

Es de vital importancia que si hubiere alguna enfermedad concomitante tratarla, debido a que cualquier condición que afecte el hígado, intestino, incluso en páncreas disminuirá la absorción y la conversión de precursores vitamínicos.

Para el correcto diagnóstico y tratamiento de déficit de vitamina A en aves, siempre es necesario que consultes con un especialista veterinario quien te dará las indicaciones pertinentes a cada caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *