Desplazamiento de las aves, diferentes formas según hábitos

Desplazamiento de las aves

La gran diversidad de especies de aves que existen y su adaptabilidad a los distintos hábitats, viene dado en parte por los procesos evolutivos en los que se han proporcionado los mecanismos y estructuras tantos fisiológicos como morfológicos que les permite afrontar los desafíos que deben superar para completar su desarrollo y mantenerse activos en la naturaleza. El desplazamiento de las aves es un factor importante en la vida de estos vertebrados, ya que de ello depende que puedan movilizarse tanto para la búsqueda de alimento como para escapar de posibles depredadores.

Tipos de desplazamiento de las aves

Tal y como lo hemos mencionado, los tipos de desplazamiento de las aves dependerán del área en que habiten, el estilo de vida y la manera en que cumplan las funciones vitales como la alimentación, razones que han derivado en distintas formas de movilidad entre las que podemos mencionar aquellas que se desplazan mediante el vuelo, aves con desplazamientos terrestres y las que pasan gran parte de su vida en el agua, movilizándose de manera sorprendente mediante el nado.

Aves con desplazamiento aéreo

El primer tipo de desplazamiento de las aves que describiremos será el aéreo, desplazamiento que realizan la gran mayoría de las aves. Los caracteres anatómicos de este tipo de vertebrados es que poseen un esqueleto adaptado para tal fin. Las aves que se desplazan mediante el vuelo son bastantes livianas debido a que gran cantidad de sus huesos son huecos permitiendo una comunicación con el sistema respiratorio, este proceso lleva el nombre de neumatización. Además el desplazamiento de las aves por vía aérea se lo deben a la fuerte musculatura pectoral, la cual presenta altos niveles de mioglobina que les permite soportar los requerimientos de oxígeno.

Es importante destacar que las aves con desplazamiento aéreo también poseen modificaciones en sus alas, sobretodo en la disposición de las plumas, dependiendo de la forma de vuelo que utilicen. Se reconocen de manera general dos tipos de vuelo mediante el cual se desplazan las aves, el primero de ellos se denomina vuelo batido, este se caracteriza por que mueven sus alas enérgicamente arriba y hacia abajo con el fin de ganar altura, cambiar de dirección o simplemente mantenerse en el aire, lo que conlleva a un gran gasto energético durante su desplazamiento.

El otro tipo de vuelo que utilizan algunas aves es el planeo, las aves planeadoras tienen un menor gasto energético, gracias a que aprovechan las corrientes de aire para realizar sus movimientos, batiendo las alas solamente cuando es necesario.

Desplazamiento terrestre

De manera general cuando hablamos de aves se suele asociar a la capacidad que tienen muchas de estas en volar, pero también existen aquellas cuyo desplazamiento y vida la llevan sobre la superficie terrestre. En este caso el mayor desarrollo que denota en la morfología no es en las alas si no en las patas, las cuales se han adaptado bien sea para correr, caminar o saltar, del mismo modo los dedos han sufrido modificaciones tanto en cantidad como en su disposición todo ello dependiendo de la necesidad de cada especie.

Como ya hemos mencionado el desplazamiento de las aves terrestres viene dado por su evolución en las patas, entre las aves con desplazamiento terrestres podemos encontrar a aquellas que suelen caminar en busca de su alimento tales como las palomas y codornices, se caracterizan por tener 4 dedos de los cuales tres están formados hacia adelante y el halux que es el dedo más pequeño se observa hacia atrás.

Muchas de estas aves comparten su vida entre el vuelo y la locomoción terrestre, estando también aquellas que pueden caminar en espacios de vegetación acuática y lodo en donde las patas son alargadas tal y como las presentan las garzas, de igual modo sus dedos son largos y presentan entre ellos una membrana que le ayudan a no hundirse, denominándose aves con patas semipalmeadas.

En este grupo también están aquellas cuyas patas están adaptadas para correr, logrando alcanzar altas velocidades, la musculatura de las patas es fuerte y la cantidad de dedos puede variar según la especie. Como ave representativa de este grupo de corredores están el correcaminos, quien posee patas zigodáctilas y solo vuelan en caso de que sea necesario, pero el ave que posee mejores adaptaciones para correr es el avestruz, con patas largas y fuertes y además con modificaciones en las la cantidad de dedos, los cuales se han reducido en número, pasando a tener solo dos de ellos denominándose asi como ave con patas didáctilas.

Desplazamiento de las aves en el medio acuático

Finalmente están las aves cuyo desplazamiento resulta eficaz en el agua, para tal fin estos vertebrados han modificado tanto las alas como las patas, convirtiéndolas en verdaderos propulsores acuáticos.

El caso más emblemático del desplazamiento de las aves en el medio acuático lo representan los pingüinos, estas aves acuáticas tienen la habilidad de pasar un gran porcentaje de su vida en el agua, a diferencia de las voladoras los pingüinos tienen huesos sólidos lo que les permiten sumergirse con mayor facilidad, para lograr un desplazamiento en el agua utilizan las alas las cuales se han modificado en forma de remos las cuales mueven como si volaran dentro del agua, logrando movimientos a grandes velocidades.

De igual modo las aves que prefieren andar en el agua, bien sea sumergiéndose o nadando en su superficie, han desarrollado en sus patas membranas interdigitales que pueden estar unidas en todos los dedos denominándose patas totipalmeadas como los pelícanos que son excelentes nadadores; palmeadas como la de los patos; finalmente tener la membrana independiente en cada dedo, mejor conocida como lobuladas, por ejemplo miembros perteneciente a la familia Podicipedidae, entre ellos los macaes y zampullines.

Tal vez desees información sobre cómo se desplazan los animales en general, en este enlace te lo contamos en profundidad.

Biografia consultada

  • Acosta, C. (2005).
  • Carlton, C. (2015).
  • Claro, M. (2008).
  • Gil, F. (2010).
  • González, H.; Pérez, A.; Estrada, F.; López, A. (2017).
  • Pescetti, E. (1994).
  • Uribe, L. (2014).