Estrategias de defensa de las aves frente a los depredadores

Estrategias de defensa de las aves
Estrategias de defensa de las aves
Andy Maguire/CC BY 2.0

En el planeta tierra interactúan todos los seres vivos en una lucha constante por su supervivencia, compitiendo por territorio y alimento, no solo los miembros de una misma especie, sino también especies totalmente diferentes; para lograr esta supervivencia, es necesario que los individuos establezcan relaciones y desarrollen estrategias de defensa frente a las amenazas diarias, como lo son los depredadores, de esta manera lograr perpetuarse en el tiempo. Las aves, al igual que el resto de los organismos tienen que utilizar mecanismo defensivos útiles y oportunos frente a los enemigos, y dichos mecanismos o estrategias de defensa de las aves son muy variados e incluso asombrosos, de hecho pueden involucrar rasgos de su anatomía, su morfología o incluso rasgos etológicos.

Como ejemplo de estrategias de defensa de las aves, tenemos aquellas que pueden presentar coloraciones o tonalidades en las plumas relacionadas con los colores más comunes que se encuentran en su entorno, lo que les permite confundir a su depredador. Otras pueden estar dotadas de algunas glándulas excretoras de secreciones desagradables que les sirven para ahuyentar o confundir a sus enemigos, incluso por sus características algunas son capaces de defenderse con sustancias tóxicas en su plumaje.


Entre los aspectos relacionados con el comportamiento que ejerce un ave ante las situaciones de amenaza, es importante mencionar que puede no ser uniforme en miembros de la misma especie, o incluso de la misma población, y también las estrategias de defensa de las aves pueden variar dependiendo de la época del año y del sexo, sobre todo cuando se encuentran en etapa reproductiva.

En todos los casos, la anatomía juega un papel fundamental en cuanto a estrategias de defensa de las aves, así, la capacidad de vuelo, la respuesta rápida, las vocalizaciones, los sentidos, la fuerza y la audacia, les permiten salir victoriosas frente a los peligros diarios. A continuación se describen de forma general las estrategias defensivas utilizadas por las aves frente a los depredadores.

La apariencia como arma defensiva de las aves frente a los depredadores

Muchas aves presentan coloraciones en sus plumas que les permiten ocultarse en alguna hoja, tronco, superficie o lugar determinado, y de esta manera logran evadir a los depredadores, este tipo de estrategia se conoce como camuflaje. Otras aves, tienen la apariencia semejante a otros seres vivos, incluso las formas y tonalidades pueden imitar a especies venenosas para ahuyentar a los enemigos, lo que se denomina mimetismo. En las aves, este tipo de arma defensiva está muy difundida, como es el caso de las aves rapaces nocturnas, las cuales presentan coloraciones oscuras que les facilitan su camuflaje con los troncos de los árboles.

La vigilancia como estrategias de defensa de las aves

Las aves recurren a la vigilancia para garantizar su seguridad y la de su población, y esta acción puede realizarse en solitario o en grupo para mejorar el rango de seguridad, también en parejas, sobre todo durante la época de reproducción y de nidada. En estos casos, los sentidos como la vista y el oído son estrategias de defensa de las aves indispensables para percibir amenazas.

Armas químicas como estrategias de defensa de las aves antipredatoria

Algunas aves poseen glándulas que secretan sustancias que pueden ahuyentar a los depredadores, se ha documentado como son capaces de producir sustancias desagradables de las que impregnan los huevos y el nido, todo como estrategias de defensa de las aves ante los depredadores, también este tipo de sustancias pueden protegerlos contra enfermedades. Además, se ha evidenciado que ciertas especies son capaces de acumular veneno en su cuerpo, que aunque no son capaces de producirlo, algunos investigadores sugieren que los toman de los animales de los que se alimentan, de esta manera utilizan las toxinas como mecanismo de defensa al acumularlas en las plumas y en algunas ocasiones también en las patas.


Otros comportamientos defensivos de las aves

Otras estrategias de defensa de las aves son el propio mecanismo de huida o escape frente a un depredador potencial. Algunos sonidos emitidos corresponden a vocalizaciones de alerta o sonidos que imitan a otros animales, otros se defienden quedándose quietos sin moverse, incluso se han reportado aves que se hacen las muertas o simulan estar heridas ante los peligros.

Algunos comportamientos resultan muy ingeniosos y peculiares, como el hecho de preferir para alimentarse lugares cercanos a algún tipo de vegetación en la que puedan huir si se presenta una amenaza, también el hábito de mantener sucio su nido para que los depredadores no se acerquen a comerse los huevos. Igualmente se ha reportado que muchos de estos animales, cuando están cuidando sus nidos, extienden sus alas y ocultan su cabeza para simular que solo están las plumas. Todas estas estrategias de defensa de las aves son producto de los largos años de evolución para perpetuar la vida.

Ejemplos de estrategias de defensa

Seguidamante analizamos algunas estrategias de defensa de las aves que avalan lo manifestado con anterioridad.

Plañidera cenicienta (Laniocera hypopyrra): los polluelos del ave plañidera cenicienta poseen una coloración naranja en su plumaje, con las puntas blanquecinas, que junto a los movimientos que realizan de la cabeza, hace que se asemejen a orugas venenosas, es decir, realizan lo que se conoce como mimetismo batesiano, al imitar a un animal venenoso para alejar a sus depredadores.

Perdiz roja (Alectoris rufa): esta ave es capaz de cuidar el nido en parejas, alternándose el macho y la hembra para la vigilancia. La perdiz roja también realiza movimientos de la cabeza hacia un lado para poder visualizar y escuchar a los posibles depredadores que vengan por las alturas.

Pitohui encapuchado de Nueva Guinea (Pitohui dichrous): este ave tiene la capacidad de acumular una toxina (batracotoxina) en el plumaje y en las patas, que le sirve como defensa frente a los depredadores. La toxina la obtienen de la ingesta de invertebrados, específicamente, escarabajos de la familia Melyridae, del género Choresine. En los pitohuis fue donde se descubrió aproximadamente en la década de los 90, pero en la actualidad ya se sabe que más aves utilizan este mecanismo, como el chipe rojo y el ganso de espolones.

Atutillo (Otus scops): el autillo es un ave rapaz que posee un plumaje con coloraciones oscuras, tonalidades entre marrones y grises, que puede ocultarse de sus enemigos gracias a su apariencia que asemeja al tronco de un árbol.

Urutau (Nyctibius griseus): es un ave que tiene un plumaje oscuro que le permite camuflarse con troncos de árboles secos, además que se queda inmóvil en ellos cuando está incubando y así evita el ataque de depredadores.

Autores consultados

Alvarez, F.; Braza, F.; Pinto, R. (1986)
Martin, J. (2015)
Mata, A. (1923)
Maugeri, F. (2005)
Perez, L. (2015)
Tarragona, F.; Larios, J. (2003)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *