Migración nocturna de las aves, proceso, ventajas y particularidades

Migración nocturna de las aves

El proceso de migración de las aves es un fenómeno que se realiza año tras año. Este proceso indispensable por varios factores, puede ocurrir a diferentes horas del día, lo que ha dado motivo a que se organice en dos partes que son: aves que prefieren migrar durante el día y aquellas que lo hacen durante la noche. En nuestro artículo describiremos el proceso y las particularidades que caracterizan migración nocturna de las aves.

La migración nocturna de las aves es un proceso que está influenciado por diversos factores tanto bióticos como abióticos, los cuales van a generar una respuesta en el comportamiento de este tipo de animales de manera tal que comienzan a adoptar cambios en su fisiología, que les permitirán adaptarse a las nuevas circunstancias y prepararse para cubrir el largo recorrido, que por lo general realizan las aves de migración nocturna.

Características de la migración nocturna de las aves

Las aves de migración nocturna se caracterizan especialmente por el largo recorrido que son capaces de hacer, estas aves son consideradas como aquellas que tienen la capacidad de realizar los recorridos más extensos y duraderos dentro del grupo de las aves. Para ello, sufren cambios en su comportamiento que les permiten adaptar su cuerpo tanto anatómicamente como en su fisiología para afrontar el largo viaje, incluso hay aves que cambian su actividad pasando de ser diurnas a mantenerse una mayor acción nocturna.

Otra característica de la migración nocturna es la manera como se agrupan durante el recorrido; estas aves, a diferencia de las diurnas que se observan en grupos unas muy cercas de otras, se encuentran bastante separadas entre sí, incluso pueden distanciarse hasta 200 metros, pero igual forman parte del mismo grupo de migración, esto ha sido confirmado a través de estudios en donde se observaron las aves viajar a la misma altura y velocidad a pesar de la distancia de separación.

Del mismo modo, las aves de migración nocturna suelen alcanzar alturas superiores que las diurnas, lo cual les permite sortear obstáculos como cadenas montañosas sin mayores dificultades. Se ha observado que cuando se realiza la migración nocturna de las aves, estas pueden alcanzar por lo general una altura comprendida entre los 600 y 1600 msnm, aunque existen especies que pueden migrar a una altura de 2000 hasta 5000 msnm.

Orientación durante la migración nocturna de las aves

Durante el proceso migratorio, las aves deben enfrentarse a varios desafíos para poder llegar a su destino, estos desafíos comprenden pasar por longitudes y latitudes diferentes, lo que implica que estas zonas tienen huso horario distinto, también hay zonas como desiertos o cuerpos de agua donde encontrar puntos de referencia es algo difícil. Pero para ello, las aves están preparadas con distintos métodos de navegación que les permite sortear todos estos obstáculos y encontrar su destino sin tener mayores desviaciones.

Cuando un ave es joven y migra por primera vez, puede dejarse guiar por las aves de mayor edad y experiencia, las cuales dirigen al grupo a su destino.

En la migración nocturna de las aves, al no poder tener puntos de referencias en la tierra, por acción de la oscuridad, utilizan la posición de la luna y las estrellas para ubicarse y encontrar su camino, esto ha sido comprobado científicamente mediante experimentos donde se colocaron a varios ejemplares de Silvia sp. en jaulas de cristal, y al momento de mostrarle cielos artificiales correspondientes a distintas zonas, podían cambiar de dirección rápidamente y dirigirse hacia la zona de su migración.

Ventajas de aves que migran durante la noche

Como se describió anteriormente, las aves que migran de noche hacen recorridos más largos, lo que implican que mantienen su actividad durante toda la noche. Para realizar estos recorridos, prefieren hacerlos por las noches, ya que si lo hicieran durante el día podrían correr el riesgo de sobre calentarse por efecto del sol, además aumentaría considerablemente la pérdida de agua por evaporación y posteriormente se podrían deshidratar y morir. Al viajar por la noche, se evitan estos problemas ya que el aire más frío les ayuda a mantener una temperatura óptima, así mismo, salen de noche porque el peligro de la depredación es mucho menor.

Otra ventaja importante de migrar por las noches, es que durante el día las aves descienden en parte para evitar los problemas que se mencionaron cubriéndose en lugares con sombra, igualmente pueden utilizar todo el día para alimentarse y así recuperar las energías. Un factor importante es que durante el día los vientos pueden cambiar, presentándose en ocasiones vientos fuertes y turbulentos dependiendo de las condiciones atmosféricas, mientras que por las noches los vientos son más constantes y estables.

Gracias a las ventajas que la migración nocturna de las aves ofrece, hay que destacar que algunas aves de migración diurna cuando se enfrenta a condiciones difíciles como cruzar un desierto, donde la temperatura y el sol inclemente las puede deshidratar rápidamente, adoptan el sistema de migración nocturna y así mitigar estas condiciones; tal es el caso de Motacilla flava que cuando va a cruzar el desierto del Sahara lo hace por la noche.

Biografía consultada:

  • Bellrose, F. (1971).
  • Komal, R.; Dwivedi, A.; Vaish, V.; Rani, S. (2017).
  • Martínez, J.; Zuberogoitía, I.; Moreno, R. (2002).
  • Ocampo-Peñuelo, N. (2010).
  • Petterson, J. (2011).