Muda de las aves o pájaros. Importancia y proceso fisiológico

Muda de las aves o pájaros, tipos, importancia y proceso fisiológico
Muda de las aves o pájaros
Imagen: Ignacio Suarez

Características e importancia de la muda de las aves

La muda es un proceso mediante el cual la capa más externa de algunos animales se desprende para dar paso a otra, que tiene como función regenerar la capa que recubre el cuerpo. En el caso de la muda de las aves o pájaros el proceso se da de distintas maneras, en el cual la capa que se regenera son las plumas, estas plumas se generan a partir de los folículos, las cuales a medida que crecen provocan que la pluma antigua se desprenda.

La muda de las aves dependerá de la época del año y de la rapidez en que esta pueda realizarse, estableciendo un ritmo característico para cada especie. La finalidad de este proceso es restablecer el plumaje del ave o pájaro, el cual tiende a desgastarse por factores ambientales. Al renovarse le proporciona ayuda para mantener la temperatura corporal, y en el caso de las aves voladoras restaurar el vuelo. Las plumas de las aves también cumplen una función sexual, social o de supervivencia; funcionalmente deben siempre estar en el mejor estado posible.

Tipos de plumaje en las aves

Los investigadores para poder indicar que se ha producido una muda en las aves deben saber con exactitud el tipo de pluma y el tracto al que corresponde, ya que dicha muda puede ocurrir en distintos tiempos en el cuerpo del animal. Para poder estudiar con exactitud la muda de las aves, es importante tomare en consideración el tipo de plumaje a tendiendo a los siguientes criterios:

Plumas juveniles: las plumas juveniles son aquellas que se remplazan cuando el ave todavía está en el nido o al salir de este. Estas plumas se retienen hasta que se da inicio a la muda preformativa que se comenta más adelante.

Plumas formativas: son aquellas que se forman como resultado de la muda preformativa.

Plumas básicas: son las plumas que logran alcanzar el color característico del ave y salen después de las plumas formativas y antes del plumaje definitivo.

Clasificación de la muda de las aves

La muda de las aves, dependiendo de la zona del cuerpo en que sucede y el tiempo en que tarda en crecer el nuevo plumaje, se puede clasificar de la siguiente manera:

Muda prejuvenil: en esta muda el cambio de plumaje es completo, tiene como característica principal que todas las plumas crecen al mismo tiempo.

Muda preformativa: en esta etapa, la muda de las aves puede ser completa o parcial, efectuándose durante los primeros meses de vida. Esta muda se realiza luego de la muda prejuvenil y antes de la temporada de apareamiento, al revisar el plumaje se pueden encontrar tantos plumas juveniles como formativas. Estas características de la muda preformativa ayuda a identificar la edad del ave, por lo que se logra saber si está en su primer año de vida o ya ha pasado estas etapas.

Muda prebásica: en la etapa prebásica, la muda de las aves es completa incluyendo las plumas del cuerpo y las utilizadas para el vuelo. En este periodo el ave o pájaro queda vulnerable a los depredadores mientras se restituyen las plumas que le permiten volar.

Muda prealterna: sucede cuando las aves pueden cambiar las plumas del cuerpo y, en algunas ocasiones, también puede sustituir alguna de las plumas del vuelo. Este tipo de muda puede darse antes de la prebásica, aunque también se ha logrado observar que puede ocurrir después de dicha etapa. A la muda prealterna también se le da el nombre o se considera una muda prenupcial.

Proceso fisiológico y hormonas implicadas

La muda de las aves o pájaro es considerada un proceso muy importante en la vida del animal, ya que este demanda una gran cantidad de energía que limita otras funciones como la reproducción, además debe ocurrir en el momento adecuado para no interferir en otros eventos como la migración.

Para poder lograr este proceso, el cuerpo de las aves o pájaros sufre algunas modificaciones sobre todo a nivel hormonal en donde la glándula tiroides juega un papel fundamental, ya que es una de las inductoras para que empiece el proceso.

Factores externos también están influenciado en la muda de las aves, como la falta de agua, alimento, altas temperaturas que se pueden dar en estaciones calurosas y con exposición a fotoperiodos largos, siendo las condiciones fotoperiódicas uno de los principales activadores de la tiroides.

Al activarse la glándula tiroides, se produce un efecto en cadena que logra aumentar hormonas como la tiroxina (T4), que será la encargada de realizar la muda, así mismo hay un incremento de triyodotironina (T3), la cual a su vez induce a un aumento de la temperatura corporal, aumento del flujo sanguíneo que no permite la maduración de los órganos sexuales y por ende la producción de huevos, además este aumento de triyodotironina coincide con la caída de las plumas. A parte de este proceso, la glándula tiroides es necesaria para la correcta formación de las plumas, ya que esta participa en el crecimiento somático y desarrollo. Si el proceso no involucra a la tiroides, el plumaje crece muy lento y con defectos.

Igualmente hay otros tipos de hormonas que pudieran estar implicadas en el proceso de muda de las aves, estas son las hormonas esteroideas gonodales y la prolactina.

En el caso de las hormonas esteroideas gonodales pueden actuar para retrasar el proceso de muda en las aves, y no solapar el periodo de cría junto con la muda, ya que ambos demandan alta cantidad de energía. Mientras que la prolactina tiene un efecto correlacional, donde el pico más alto coincide con el comienzo de la muda, pero comienza a disminuir progresivamente a medida que la muda avanza, lo que quiere decir que la prolactina mantiene un control en el comienzo de la misma, al no dejar que esta se produzca mientras los niveles son elevados, como en casos períodos de incubación y cuidados de las crías.

Referencias

– Dawson, A. (2015)
– De la Hera, L.; Fernandez, I. (2009)
– Dominguez, M. (1998)
– Höhn, E. (1992)
– Ponce, C. (2009)
– Rivera, L. (2015)
– Torrez,M.; Arendt, W. (2017)