Nidos de aves, finalidad, construcción y sus diferentes tipos

Nidos de aves
Antonio Rubio/CC BY 2.0

Las aves, al igual que todos los seres vivos, requieren de algún lugar en el que puedan protegerse y guarecerse de las condiciones ambientales y de las diversas amenazas externas. Así mismo, también necesitan un sitio donde poner sus huevos para que estos puedan desarrollarse exitosamente sin peligro alguno. En el presente artículo tratamos de los nidos de aves, así como sus diferentes tipos.

Un nido es una estructura construida por un ave en la cual esta puede poner y empollar tranquilamente sus huevos, a la vez que los protege de la acción de los depredadores.

Todos los nidos no son iguales, pues dependiendo de la especie y de las costumbres que estas tengan, los nidos de aves van a tener diferente configuración. En los siguientes párrafos destacamos un listado de ellos con sus peculiaridades características.

Nidos de aves y su finalidad

El principal objetivo por el cual las aves construyen sus nidos es la de tener un sitio seguro en el cual poder incubar tranquilamente los huevos, de los cuales eventualmente emergerán sus pichones.

Así mismo, el nido también cumple una función protectora de los pichones cuando nacen. Es importante destacar que una vez eclosionan de los huevos, estos no están lo suficientemente fuertes como para defenderse por sí mismos. En este sentido, la mayoría, permanecen durante un tiempo determinado en el nido hasta que alcanzan la madurez requerida para subsistir de manera independiente.

¿Cómo construyen sus nidos las aves?

La construcción de los nidos de aves es un proceso realmente admirable. Las aves los construyen guiándose por su instinto, en lugares cercanos a las fuentes de agua y alimento.

Para construir sus nidos, las aves recolectan el material a utilizar, como hojas, ramas y palos, entre otros. Poco a poco, con ayuda solo de su pico, comienzan a apilar el material recabado, cuidando que quede compacto. Generalmente comienzan por la base y a partir de allí va creciendo el nido hacia afuera.

Hay aves que, una vez que tienen hecha la estructura del nido, utilizan barro o lodo recabado en algún estanque, con la finalidad de que la estructura se haga más compacta y resistente. Otras recurren a sus patas para elaborar un nido a ras del suelo.

Tipos de nidos de aves

Debido a la amplia variedad de especies que existen, la estructura de sus nidos es igual de variada. Sin embargo, existen, de manera estándar varios tipos de nidos de aves, los cuales se describen a continuación.

Plataformas

Este tipo de nido se puede construir tanto en la copa de algunos árboles o bien en el suelo. Es propio de aves de gran tamaño, como por ejemplo algunas aves rapaces.

Estos nidos de aves se caracterizan por su gran tamaño y están construidos por diversas capas de material constituido por ramas o palos que son acumulados por el ave. Cuando se construyen en árboles, se ubican especialmente en bifurcaciones entre dos ramas, ya que allí se crea el espacio suficiente para acumular el material que lo conforma.

Así mismo, estos nidos son planos, no presentan ningún tipo de cavidades o bien, esta es muy poco marcada. Igualmente están descubiertos, es decir, expuestos a la intemperie. Suelen ser utilizados más de una vez, ya sea por el ave que lo construyó o por otras.

Algunos ejemplos de aves que construyen este tipo de nidos son águilas, halcones, cigüeñas (ver ficha) y garzas.

Madrigueras

Se observa principalmente en laderas de montañas o en acantilados. Consiste en una excavación en la roca elaborada por el pájaro con su pico y sus patas.

Generalmente está conformado por una especie de túnel que termina con una ampliación que es utilizada para poner los huevos y mantenerlos allí protegidos. Es importante mencionar que no todas las especies que tienen este tipo de nidos fabrican ellas mismas sus madrigueras, sino que hay otras que suelen ocupar las madrigueras abandonadas de otros animales.

Algunos ejemplos de aves que utilizan este tipo de nidos son los abejarucos y el búho real, entre otros.

Nidos de aves tipo copa

Es uno de los nidos de aves más común, ya que es el que utilizan la mayoría de la especies. Como su nombre lo indica, tienen forma de copa, es decir, esférica, con una pequeña depresión en el centro, que es donde se ubican los huevos que van a ser incubados.

No existe un sitio específico en el que se ubique este nido, sino que, dependiendo de su tamaño, se pueden localizar en el lugar de separación entre dos ramas o bien sobre una sola rama. Así mismo, los materiales que utilizan las aves para elaborarlos son sumamente variables, yendo desde la propia saliva del animal, ramas y musgos, pasando por telas de araña, hasta barro. En consecuencia, su textura es variable, pudiendo ser muy flexible o muy rígido.

Los verderones, mirlos, los colibríes son algunas de las especies de pájaros que utilizan este tipo de nido.

Adherente

Este nido recibe ese nombre porque se encuentra adherido o pegado a estructuras como muros, rocas o la corteza de árboles.

Esa adherencia viene dada por el material con el cual están fabricados: algunas ramas y lodo. Un ejemplo lo tenemos en las golondrinas.

Esférico

Son nidos de aves que se camuflan perfectamente con el ambiente que lo rodea, ya que, visto a simple vista, parece material vegetal acumulado.

Como su nombre lo indica, es una estructura totalmente esférica con una única abertura. En su interior presenta una zona en forma de copa, que es donde el ave deposita los huevos para su incubación.

Se trata de una nidificación segura, ya que se ubica en lugares intrincados y de difícil acceso, además de que no destacan mucho entre el medio circundante. De manera tal que es difícil que los depredadores lo noten. Es característico de algunas especies como las cotorras argentinas.

Escarbado

Este es el más simple de los nidos de aves existentes. Consiste en una pequeña depresión excavada en el suelo, dentro de la cual se depositan los huevos. A pesar de que no es muy hondo, sí tiene cierta profundidad, la cual es necesaria para poder retener a los huevos en su interior.

Las aves que típicamente construyen este tipo de nido son los avestruces, los faisanes y algunas aves playeras, entre otras.

En cavidad

Tal como su nombre lo indica, los nidos de aves en cavidad están constituidos por un espacio cerrado, localizado principalmente en la corteza de algún árbol de gran altura.

En la mayoría de los casos, la cavidad ya se encuentra formada, por ejemplo, por la acción de insectos como las termitas. Sin embargo, algunos pájaros tienen la capacidad de taladrar ellos mismos su cavidad.

Un ejemplo típico de aves que tienen este tipo de nido es el conocido pájaro carpintero.

Montículo

Un tipo de nido de aves que se construye directamente sobre el suelo. Para ello, el ave amontona una gran cantidad de materia orgánica como hojas y ramas.

Entre las aves que utilizan este tipo de nido se puede mencionar a los flamencos y los llamados megápodos, como el faisán australiano.

Colgante

Como su nombre lo indica, los nidos de aves colgantes se desprenden de ramas de árboles y están suspendidos a cierta altura del suelo.

Consiste en una especie de bolsa alargada constituida por abundante material vegetal como ramas y hierbas que se entrelazan muy cerca las unas de las otras, formando un tejido resistente, capaz de albergar a los pájaros en su interior. Tienen una abertura que se encuentra cubierta por el mismo material del cual está hecho el nido para protegerlo de posibles depredadores.

Un ejemplo de aves que construyen nidos de tipo colgante son los pájaros tejedores.

Referencias

Campbell, B., Lack, E. (1985)
Hansell, M. (2000)
Tellería, J., Padilla, M. y Tena, E. (2018)