Origen de las aves, aves prehistóricas

Nobu Tamura/CC BY- NC-ND 3.0; Origen de las aves

Ejemplos de aves prehistóricas

Para conocer el origen de las aves es necesario retornar al periodo jurásico, 200 y 145 millones de años, durante esa época habitaba un pequeño animal, Archaeopteryx lithographica, con un tamaño similar a una paloma, el cual estaba provisto de potentes uñas que le habilitaban para trepar entre la vegetación, también disponía de alas que le servían para desplazarse entre los árboles y su cuerpo permanecía revestido de plumas. Se trataba de una especie mitad reptil, mitad ave, ya que también tenían ciertos caracteres que compartía con los reptiles, concretamente con los dinosaurios saurisquios terópodos, como el hecho de disponer de cola, poseían dientes, ciertas estructuras anatómicas similares, etc. El clado Maniraptora incluye a los dinosaurios emplumados más próximos a las aves, como el Velociraptor, Oviraptor, el Alvarezsaurus.

Un fósil, Archaeopteryx lithographica, encontrado en 1861 en la localidad de Baviera (Alemania) revistió la atención y curiosidad de los investigadores, principalmente por tratarse de un espécimen con formas reptilianas pero recubierto de plumas, el fósil puede considerarse como uno de los hallazgos más populares entre la comunidad científica, sobre todo para poder dar una explicación sobre el origen de las aves. Muchos paleontólogos sostienen que el Archaeopteryx lithographica es el avial más antiguo que se conoce en la actualidad, aunque lo cierto es que existen hallazgos de especímenes que datan de mayor antigüedad. La popularidad del archaeopteryx radica principalmente en el hecho de que mayoritariamente es considerado como el eslabón perdido entre las aves y los dinosaurios, su hallazgo fue clave para que muchos autores considere a las aves como los representantes de los dinosaurios, principalmente por revestir ciertas características especiales:

  • Cuerpo cubierto de plumas.
  • Función aerodinámica desarrollada.
  • Función motora también más desarrollada dado el progreso experimentado en el cerebro de estos animales prehistóricos.

Aunque con independencia de lo anterior, un sector científico, quizás minoritario, sostiene el origen de las aves en ciertos reptiles ajenos a los dinosaurios.

Con posterioridad al Archaeopteryx, surgieron otros especímenes a tener en cuenta desde el punto de vista del origen de las aves, ya que más se iban aproximando al fenotipo de aviales modernos. En el periodo cretácico, 145 y 65 millones de años, estos individuos comenzaron a experimentar formas más avanzadas. Algunos ejemplos los tenemos en las siguientes especies:

  • Ambiortus: fósil hallado en Mongolia con presencia de quilla y carpometacarpo más similar a las aves actuales.
  • Gansus: fósil encontrado en China, huesos más avanzados semejante a las aves modernas. Ave de costumbres acuáticas.
  • Hesperornis: Aves no voladoras con hábitos buceadores, oriundas de Norteamérica, se trataba de aviales acuáticas con pies lobulados que se alimentaban de peces.
  • Ichtyornis: aves voladoras con ciertas similitudes a las gaviotas. Estos animales presentaban dimensiones pequeñas, del tamaño de una paloma, poseían dientes y vivían en algunas áreas de los Estados Unidos.

Aves prehistóricas gigantes

En el Eoceno, 55 millones de años, destaca el Gastornis giganteus, ave que había perdido su capacidad de vuelo y que llegó a medir 2,2 m de altura. Poseían cráneos y picos muy grandes, en cuanto su alimentación se ha sugerido que se trataba de animales herbívoros.

Durante el Mioceno y Pleoceno, 24 a 5 millones de años, destacan ciertos tipos de aves con formas de buitres como es el caso de Argentavis magnificens, especie voladora que pudo llegar a medir superando los siete metros de longitud y alcanzar un peso de más de 75 kilos; o la especie Teratornis merriami que vivió en el oeste de Norteamérica pudiendo llegar a medir sobre los cuatro metros de longitud.

Como conclusión, muchos ornitólogos consideran según, estudios fósiles, que el origen de las aves se pudo remontar hace unos 65 millones de años, en el Cretácico, habida cuenta que sus similitudes se asemejan anatómicamente más a las aves actuales, además se especula que durante esa época, esas especies de aves ya estaban facultadas para realizar vuelos sostenidos.

Proceso evolutivo y adaptación al vuelo

En el proceso evolutivo relacionado con el origen de las aves, es de destacar que estos animales sufrieron importantes adaptaciones que permitieron facilitar el vuelo: estructura ósea muy ligera, músculos pectorales muy desarrollados, desaparición de dientes, mandíbulas substituidas por pico, acortamiento de la cola, incorporación de sacos aéreos para facilitar su refrigeración. Sin duda, todos estos elementos anatómicos posibilitaron el vuelo en estos fascinantes animales.

Para algunos autores, el origen del vuelo está relacionado con la capacidad de salto entre árboles de algunas especies arborícolas, aunque otros sostienen que su origen está en más estrecha vinculación con los dinosaurios emplumados, ya que las plumas se originaron con anterioridad al vuelo, además las alas le facilitaban el equilibrio, así como dar grandes saltos para la captura de presas o para huir de sus depredadores potenciales.

Origen de las aves: clasificación y sus controversias

Existen ciertas controversias relacionadas con la clasificación y origen de las aves, ya que si bien muchos expertos, coinciden en que las aves desciendes de los arcosaurios y los vinculan con los dinosaurios, existen posiciones dispares, en la medida que unos relacionan el origen de las aves con los dinosaurios ornitisquios, en contraposición de los que opinan como sus ancestros a los dinosaurios saurisquios terópodos.

Ajenos a controversias, exponemos una clasificación general y tradicional que consideramos de utilidad práctica para poder agrupar e identificar a estos animales, especialmente a las aves modernas. Como sostienen muchos zoólogos, han de integrarse en el grupo de los tetrápodos (animales con cuatro extremidades), linaje Sauropsida, subclase Diapsida, infraclase Archosauromorpha, para finalmente incorporarlos en el clado de los arcosaurios (Archosauria).

Dentro del grupo de las aves modernas, Neornithes, existen dos subgrupos claramente diferenciados, unos por presentar cierto primitivismo, el otro por tratarse de aves más avanzadas:

  • Paleognathae: especies caracterizadas por tener un paladar paleognato, es decir, más primitivo, por ejemplo el avestruz, ave corredora que ha perdido su capacidad de vuelo.
  • Nognathae: poseen un paladar neognato más evolucionado, en donde los huesos palatinos y pterigoides ya no están fusionados, este grupo incluye al resto de aves.