Patas de las aves, estructura y tipos

Patas de las aves
Patas de las aves

Como ya hemos visto en otros artículos, la anatomía de las aves posee varias adaptaciones que le otorgan no solo la capacidad de volar sino también la posibilidad de habitar distintos medios, es por eso que encontramos aves acuáticas y terrestres. Las patas de las aves no son una excepción a esto, por el contrario, han sufrido varias modificaciones que les permiten desplazarse de distintos modos según su necesidad.

Estructura de las patas de las aves

Una de las principales características de las aves es la presencia de un aparato locomotor muy liviano gracias a la presencia de huesos neumáticos, esto quiere decir que en su interior los huesos son huecos y porosos, estando ocupados principalmente por aire.

En el caso de las patas de las aves, los huesos tienen un peso elevado en comparación con el resto del cuerpo; esto es importante para colaborar como centro de gravedad. Los huesos que forman las patas son el fémur, en la parte superior, articulando en la rodilla con el tibiotarso y con el peroné, quedando este último en la parte lateral de la canilla. El sector inferior de la pata es el tarsometatarso y los dedos.

Según el modo de vida y el hábitat en donde se encuentren las aves, vamos a encontrarnos con distintos tipos de patas. Las principales diferencias tienen que ver con el número de dedos y la manera en que estos se disponen, también con estructuras que presentan de manera accesoria.

Si quisiéramos generalizar podríamos decir que las aves en sus miembros inferiores presentan cuatro dedos, de los cuales uno se encuentra menos desarrollado y se dirige mirando hacia caudal (atrás). Este pequeño dedo se denomina hálux y se cuenta como el dedo número 1. Luego, contando de manera progresiva, hacia afuera, el dedo que queda más interiormente es el 2, el medio es el 3 y por último, en lateral el 4.

Tipos de patas de las aves

Veamos los distintos tipos de patas de las aves con mención de algunos ejemplos.

Primero haremos referencia a la forma que se presenta más generalmente, esto sería la presencia de cuatro dedos, en donde el dedo número 1 se ubica dirigido hacia caudal y es más pequeño que el resto. A este tipo de pata se la denomina anisodáctilo. En este caso el hálux puede ser utilizado como forma de agarre para sostenerse encima de las ramas, como en el caso los gorriones. Aunque, también puede no tener ninguna función como en las codornices y palomas, ya que estas solo caminan por el suelo.

En patas  de las aves de tipo anserideo (palmípedo, palmeado), también se encuentra el primer dedo dirigido hacia atrás, pero la diferencia es que los dedos 2, 3 y 4 que miran hacia adelante se encuentran unidos entre sí por una membrana. Esta membrana interdigital es muy útil para las aves acuáticas y las que se desplazan en ambientes flojos como el lodo, ya que pueden utilizarlas a modo de remo; como por ejemplo los flamencos y las gaviotas.

Si los cuatro dedos de cada pata se encuentren unidos por una membrana se denomina esteganópodo o totipalmeada,  un ejemplo lo tenemos en los pelícanos.

Cuando los pies son Lobulados, los dedos se caracterizan por tener cada uno membranas que le son propias e independientes.

Patas de las aves con membrana
Patas de las aves con membrana

En las patas de las aves pamprodáctilas los cuatro dedos se encuentran mirando hacia craneal (adelante); esto es útil en las aves que descansan colgadas de sus patas, ya que pueden utilizar los dedos como ganchos como por ejemplo las aves ratón.

El tipo zigodáctilo, los dedos 2 y 3 miran hacia craneal mientras que los dedos1 y 4 lo hacen hacia caudal. Ejemplos de este último tipo de patas es el que presentan los tucanes y pericos, entre otros; con esta disposición de los dedos tienen más facilidad para treparse en los troncos.

En cambio, si los dedos que se dirigen hacia adelante son el 3 y el 4, y hacia atrás el 1 y 2, se denomina heterodáctila.

Cuando el tipo de patas de las aves es sindáctilo, los dedos 3 y 4 se encuentran unidos entre sí hasta su anteúltima falange. El martín pescador y los horneros son un buen ejemplo de aves trepatroncos que poseen este tipo de patas.

Si la pata ha perdido dos dedos, quedándole solo dos se denomina didáctilo y si ha perdido solo un dedo, quedándole presentes tres es tridáctilo. Como ejemplo de tridáctilo podemos citar al casuario y al ñandú, estas aves no voladoras han perdido el primer dedo, al cual denominábamos hálux.

Por el contrario, el avestruz, a pesar de que también es un ave no voladora, posee un aparato locomotor adaptado para correr rápidamente y es didáctilo.

Las uñas de las aves

No debemos dejar de lado a las uñas de las aves, estas también tienen que ver con la locomoción e incluso con la obtención del alimento.

Las aves de presa y las trepadoras como los loros y carpinteros poseen uñas largas y con una forma curva. En cambio, en las aves que caminan por la tierra son más cortas y con punta roma. Por su parte, las aves zambullidoras poseen uñas con forma plana.

Como manifestamos previamente, las aves también pueden poseer estructuras accesorias en sus patas. Como es el caso de los espolones rígidos de defensa en faisanes y gallos, o la uña pectinada del dedo medio de las lechuzas y garzas, la cual utilizan para acicalarse las plumas.

Autores consultados

Adolfo Navarro / Hesiquio Benítez
Dr. Francisco Gil Cano
Dyce (1991)

Foto 1: Erfil/CC BY-SA 2.0