Vuelo de las aves, una fascinante adaptación para conquistar el cielo

Vuelo de las Aves
Vuelo de las Aves

Adaptaciones en el vuelo de las aves

Un rasgo común que está presente en casi todas las aves, es la capacidad de volar, la cual ha resultado ser una adaptación clave para asegurar su éxito. A través del vuelo las aves pueden encontrar ecosistemas favorables, con las mejores condiciones para la reproducción y supervivencia. Así mismo el vuelo de las aves les permite cubrir grandes distancias en cortos períodos de tiempo, lo que ha hecho posible que varias especies desarrollen un comportamiento migratorio.

Son varias las adaptaciones relacionadas con el vuelo de las aves, entre ellas destacan, la presencia de huesos ligeros, alas fuertes, las plumas, músculos bien desarrollados y un elevado metabolismo

En relación a los huesos, estos son huecos en su interior y a la vez pueden llenarse de aire, lo que los hace mucho más livianos que el de otros animales, favoreciendo el vuelo de las aves.

En cuanto a las alas, estructuralmente son similares a un brazo humano. Comienzan con los hombros, seguido de una estructura similar a un codo y los dedos dispuestos hacia el final. Así mismo las alas están cubiertas de plumas, que aparte de mantener al ave caliente, pueden atraer a otros ejemplares de la misma especie, incrementar la superficie corporal del animal y ayudar en el vuelo. Como se puede observar otro elemento relevante en el vuelo de las aves.

En parte, el vuelo de las aves va a estar determinado por el tipo de alas y plumas que posea. Alas grandes y plumas largas permitirán cubrir largas distancias y hacer vuelos lentos, mientras que alas y plumas cortas permitirán vuelos rápidos, como es el caso de las aves de rapiña (halcones, búhos, etc.), que necesitan maniobrar y ser ágiles para atrapar a sus presas.

Para que un ave pueda volar, también es necesario que posea músculos pectorales fuertes y bien desarrollados. En algunas especies el tamaño de los músculos pectorales representa el 25% del peso total, mientras que en el hombre, no supera el 1%, sin duda un dato curioso a tener en cuenta en el vuelo de las aves.

De igual manera, en el vuelo de las aves, la actividad metabólica resulta esencial para que mantengan el mismo, y en general está asociada a la capacidad respiratoria y al funcionamiento de su sistema circulatorio.

El sistema respiratorio, a diferencia de otros animales, posee pulmones adaptados, con sacos aéreos, que permiten un mayor intercambio gaseoso, lo que a su vez le confiere al ave la capacidad de respirar hasta 500 veces por minuto, en comparación con el hombre que en condiciones normales respira hasta 16 veces por minuto. Por otro lado, en el sistema circulatorio de un ave se incluye un corazón de gran tamaño, que le permite bombear una significativa cantidad de sangre, haciendo que el número de latidos aumente considerablemente en proporción a otros animales. Un ejemplo representativo es el de los colibríes, cuyo corazón late hasta 615 veces por minuto cuando está en reposo, a diferencia del corazón humano, que solo late hasta 75 veces por minuto en las mismas condiciones.

Es de notar, como estos dos factores (sistema circulatorio y respiratorio) en conjunto, permiten un elevado metabolismo, y que de no funcionar como lo hacen, perjudicaría negativamente al vuelo de las aves, de hecho no podrían volar.

Tipos de vuelo de las aves y sus correspondiente alas

La forma de las alas en las aves, les permite adoptar diferentes estrategias para el vuelo. Hay cuatro formas de alas en las aves: alas pasivas, alas activas, alas elípticas, alas de alta velocidad y alas flotantes.

Alas voladoras amplias

Son alas anchas con plumas primarias adaptadas, que le permiten al ave aprovechar las columnas de aire caliente, de manera que puedan alcanzar elevadas alturas. Ejemplo de aves con este tipo de alas incluye a las águilas, halcones, cigüeñas, buitres y cóndores.

Alas voladoras activas

Son alas largas y angostas que le permiten al ave volar, sin agitar mucho las alas. Este tipo de alas hace que el ave sea más dependiente de las corrientes de viento al momento del vuelo, también le permite deslizarse fácilmente sobre grandes extensiones de agua. Aves marinas como el albatros y la gaviota, que necesitan recorrer largas distancias y ahorrar energía durante el vuelo, poseen este tipo de alas.

Alas elípticas

Son alas que permiten vuelos de alta velocidad por cortos períodos de tiempo, permitiendo un gran autocontrol en las maniobras y despegues rápidos, que se llevan a cabo en espacios reducidos o confinados. Entre las aves que presentan este tipo de alas, con aleteo rápido se encuentran, los cuervos, mirlos y gorriones.

Alas de alta velocidad

Son alas largas y delgadas, que permiten alcanzar altas velocidades, pero a diferencia de las alas elípticas, la velocidad puede mantenerse por más tiempo. La estructura del ala y el tipo de vuelo en este caso, le permite al ave un ahorro energético mientras vuela. Los patos, golondrinas de mar, halcones, aves costeras, vencejos, y aves que migran, son un claro ejemplo de aves con alas de alta velocidad.

Alas flotantes

Son alas pequeñas que permiten vuelos potentes, rápidos y enérgicos. Las aves con este tipo de alas, también poseen nervios y músculos adaptados para movimientos increíblemente rápidos. En el vuelo de las aves destacan por este tipo de alas los colibríes, los cuales pueden permanecer suspendidos mientras se alimentan del néctar de las flores, así como revolotear de flor en flor mientras se alimentan.

Bibliografía

– Moreno-Rueda G. (2006)
– Colin J. Pennycuick. (2015)
– Saino, N. Y col. (2005)
– Cornell Laboratory of Ornithology handbook of bird biology. (2004)
– Dennis, F.A. y col. (20018)

Una respuesta a «Vuelo de las aves, una fascinante adaptación para conquistar el cielo»

  1. Hola, podrias pasarme las referencias completas de donde sacaste la información porfa? sobre todo me interesan las referencias de donde sacaste los tipos de vuelo de acuerdo al tipo de ala
    Muchisimas gracias, espero tu respuesta. Saludos.

Los comentarios están cerrados.