Águila calva, Haliaeetus leucocephalus, símbolo de libertad

Águila calva, Haliaeetus leucocephalus
Águila calva, Haliaeetus leucocephalus

El águila calva, conocida también por su denominación científica Haliaeetus leucocephalus, es nativa de Norteamérica. Es, de hecho, el ave nacional de los Estados Unidos, con la cual simbolizan la libertad.

Su nombre común, Bald Eagle, deriva de la voz inglesa piebald que con el tiempo se redujo solamente a bald que traduce “calvo”.

Características físicas del águila calva

Haliaeetus leucocephalus pasa por diversos cambios de coloración de plumaje (aquí ofrecemos contenidos sobre el plumaje de las aves) durante los primeros 4 años de vida. Una característica común es la coloración oscura de sus plumas durante ese tiempo.

Al quinto año de edad aparece el plumaje de adulto de color marrón oscuro, mientras que en la cabeza y la cola es de color blanco. Tanto las garras como el pico son de color amarillo. De mirada incisiva, el águila calva cuenta con un anillo ocular amarillo, y sus ojos son de un color más claro. El plumaje es muy denso y llega a pesar unos 700 gramos.

No está presente el dimorfismo sexual por características del plumaje, sino por tamaño, siendo las hembras más grandes que los machos. Miden entre 79 y 94 centímetros de longitud, mientras que el rango de la envergadura se encuentra entre los 178 y 229 centímetros. Su peso es de aproximadamente 4.3 kilos.

Dónde vive y su hábitat

Distribución del águila calva, Haliaeetus leucocephalus
Distribución del águila calva, Haliaeetus leucocephalus

Las poblaciones de este ave norteamericana se extienden desde Canadá hasta México, incluyendo islas del Pacífico. Se tienen registros de avistamientos de la especie en Puerto Rico, Belice, Irlanda, Siberia, Bermudas, las islas Vírgenes, así como en algunas zonas de Asia ubicadas hacia el noreste del continente.

Por lo general, el águila calva habita zonas cercanas a cuerpos de agua tanto dulce como salitrosa. Ya sea en el mar o en lagos interiores, estas zonas acuáticas le permiten pescar para alimentarse. No toleran los espacios intervenidos por la acción antrópica. Prefieren las zonas donde abunden árboles altos para percharse en sus copas y mejorar el rango de visión para cazar.

Los ejemplares oriundos de territorios ubicados más al norte, migran ante el descenso de las temperaturas cuando escasean sus presas. Van hacia el sur, sobre todo al estado de Florida, para contar con disponibilidad de alimentos mientras pasan el invierno.

Alimentación de Haliaeetus leucocephalus

Son de hábitos alimenticios carnívoros, piscívoros y, en circunstancias de extrema necesidad, carroñeros. Estas rapaces prefieren el pescado, por ello se ubican cerca de cuerpos de agua. No se sumergen para cazar, más bien pescan con sus poderosas garras las presas ubicadas cerca de la superficie. Consumen truchas (saber más sobre las truchas), anguilas, bagres, bacalaos y salmones, entre otros. También comen huevos y aves, tanto adultas como juveniles, de hábitats acuáticos.

Durante el invierno, dependiendo de la disponibilidad de presas, Haliaeetus leucocephalus también engulle pequeños mamíferos y, en última instancia, carroña de animales grandes como alces, bisontes (más sobre Bison bison), mulas y ciervos. Compiten por los alimentos, arrebatándole sus presas a otros rapaces, casi siempre al águila pescadora.

Reproducción del águila calva

Estas aves rapaces son monógamas. Puede que durante las migraciones permanezcan separadas, pero en temporada reproductiva realizan exhibiciones aéreas que mantienen sólidos sus vínculos.

Alcanzan la madurez sexual a los 5 años de edad. En ese mismo año harán su primer cortejo y escogerán a sus parejas. Ambos miembros de la pareja construyen el nido, incuban los huevos y realizan cuidado parental.

Los nidos del águila calva se distinguen por ser muy grandes y pesados, pues los reutilizan en cada temporada reproductiva. Además, conforme pasan los años, les añaden palos haciéndose cada vez más pesados. Los nidos son construidos en árboles altos, torres y postes, despeñaderos, manglares, en fin, lugares alejados de la actividad antrópica.

Ponen de 1 a 3 huevos que eclosionan a los 35 días. A partir de las 8 semanas de edad los pollos están en condiciones de abandonar el nido y a las 18 pueden independizarse por completo.

La temporada reproductiva, desde la copulación hasta la incubación, varía según la región donde se encuentren. Así tenemos, por ejemplo, en Florida que puede ocurrir entre octubre y abril; en Yellowstone, sin embargo, abarca entre marzo y abril.

Otros datos

A nivel taxonómico el águila calva se integra en el orden Accipitriformes y familia Accipitridae. Para esta especie se reconocen dos subespecies: Haliaeetus leucocephalus leucocephalus y Haliaeetus leucocephalus washingtoniensis.

Se trata de un ave rapaz bien distribuida, en los últimos tiempos la población va en incremento. Se ha citado como amenazas para el águila calva, la destrucción de su hábitat, envenenamiento o la propia disminución de alimentos de su preferencia.