Águila perdicera, Aquila fasciata y su asombroso fenotipo

Águila perdicera, Aquila fasciata
Águila perdicera, Aquila fasciata
Mike Prince/CC BY 2.0

El águila perdicera (Bonelli’s Eagle en inglés), cuyo nombre científico es Aquila fasciata, pertenece a la familia taxonómica Accipitridae. Los individuos de esta especie se presentan con un esquema corporal un tanto diferente a otras águilas. De alas más pequeñas y redondeadas, se esfuerza un poco más por mantener su vuelo, eso sí, su configuración le permite realizar una variedad de movimientos.

Actualmente las poblaciones de este accipítrido en territorio español se encuentran en declive, puntualmente en las tierras del centro y el norte del país.


Se reconocen dos subespecies: Aquila fasciata fasciata y Aquila fasciata renschi.

Aprende a identificar al águila perdicera

Es un ave de tamaño medio, logrando alcanzar tallas de hasta 650 mm, siendo las hembras de mayor tamaño que los machos. Aun cuando presentan alas aparentemente más cortas que las de otras especies de similar tamaño, tienen una envergadura alar de casi 180 cm.

El píleo, nuca, dorso y plumas alares superiores presentan una coloración marrón, con una ligera variación en la tonalidad. Mientras que la garganta, pecho y vientre lucen una coloración grisácea, matizada con pequeñas listas pardas o rufas que dan una apariencia de goteo. Los individuos juveniles son mayormente de color marrón, siendo un poco más claros en el pecho y región ventral en comparación con el dorso.

Su iris es de un color amarillo intenso, con una tonalidad similar en la cera del pico, misma coloración que la de sus extremidades inferiores.

Existe dimorfismo sexual en estos ejemplares, siendo el macho un 25% más pequeño que la hembra, y con una relación de masa corporal relativamente proporcional a las tallas: machos 1.9 kg y hembras 2,6 kg.

¿Dónde se distribuye?

Distribución del águila perdicera
Distribución del águila perdicera

El águila perdicera tiene una amplia distribución geográfica, forma un tipo de franja que contempla el sur de Europa, norte de África, Medio Oriente, India hasta llegar al sur de China.


En el territorio español el águila perdicera hace presencia en gran parte de su extensión, siendo el último tercio en el sur del país donde las poblaciones son más estables y numerosas. Hacia el centro y norte han sido notablemente diezmadas las poblaciones de este espécimen, mayormente por la pérdida del territorio y áreas de nidificación.

Hábitat de Aquila fasciata

Aquila fasciata generalmente tiene como condiciones básicas para establecerse en un hábitat, el que existan áreas adecuadas para nidificar y poca o ningún tipo de actividad antrópica en el lugar. No toleran la presencia del hombre ni sus acciones, por lo que escoge como área de nidificación espacios totalmente alejados de las zonas urbanas, preferiblemente grandes paredes con salientes rocosos.

Alimentación

Aquila fasciata es de hábitos alimenticios carnívoros y diurnos, con una dieta amplia y variada en especímenes de aves así como pequeños mamíferos y reptiles.

Entre sus presas más recurrentes se encuentran los conejos (aquí más información sobre lepóridos) y pequeños roedores, siendo las aves el grupo más numeroso dentro de sus objetivos de caza, con mayor frecuencia las palomas, vencejos, córvidos y perdices. Son, de este modo, los rapaces con mayor índice de aves cazadas.

Los reptiles representan un porcentaje bajo dentro de los elementos de la dieta de este voraz accipítrido, aun así es un número importante de lagartijas y serpientes las que consume.

Reproducción del águila perdicera

En el mes de octubre se inicia el proceso de elaboración o reparación de los nidos (entre rocas o árboles), continúan el proceso reproductivo en el mes de noviembre dando paso a los vuelos nupciales.

Entre los meses de diciembre y abril se producen las cópulas, y es entre el mes de enero y abril cuando ocurren las puestas de los huevos, las cuales comprenden entre 1 y 3 por pareja. El periodo reproductivo es variable en función del área geográfica.

El cuidado de los huevos es exclusivo de las hembras, el macho participa, junto con la hembra, en facilitar alimentos a los polluelos hasta que abandonan el nido pasados los 65 días de nacidos. Las puestas de los huevos pueden ser influenciada por los cambios de temperatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *