Milano Negro, Milvus migrans, el rapaz que habita 4 continentes

Milano negro, Milvus migrans
Milano negro, Milvus migrans
Ian Sutton/CC BY 2.0

Milvus migrans, conocido generalmente como milano negro (Black Kite) es un ave rapaz de hábitos diurnos. Migra durante el invierno, habitando en 4 de los 5 continentes: Europa, Asia, África y Oceanía.

Son excelentes cazadores ya que cuentan con un prodigioso sentido de la vista, pero también son capaces de percibir estímulos táctiles, auditivos y químicos.

El milano negro se clasifica en el orden Accipitriformes y familia Accipitridae. Se reconocen las siguientes subespecies:

  • Milvus migrans affinis
  • Milvus migrans formosanus
  • Milvus migrans govinda
  • Milvus migrans lineatus
  • Milvus migrans migrans

Identificación del milano negro

De tamaño medio, son rapaces que miden en promedio 55 cm de longitud, mientras que sus alas tienen una envergadura de 140 a 150 cm. Pesan poco más de medio kilo.

En el dorso presentan coloración marrón, siendo más oscuros hacia las puntas de la cola y las alas. Mientras que en el vientre son de color marrón claro con marcas barreteadas rojizas, muy evidentes a simple vista. Las plumas caudales forman una “V” en la cola, esta es de color marrón oscura con un marcado patrón lineal.

La cabeza es mucho más clara, en un sutil tono entre gris y amarronado. Sus ojos son pequeños y de color marrón oscuro. El pico típico presenta forma de gancho, negro, ideado para despedazar carne, con la cera amarilla. Sus patas son amarillas en un tono muy suave, contando con garras filosas y fuertes.

En esta especie existe dimorfismo sexual, el cual está marcado por el tamaño según el sexo, las hembras son un poco más grandes que los machos.

Ámbito geográfico y hábitat de elección

Distribución del milano negro, Milvus migrans
Distribución del milano negro, Milvus migrans

Es un ave rapaz de poblaciones muy extendidas, distribuyéndose en 4 continentes: Asia, Europa, África y Oceanía. Habitan las áreas tropicales de Eurasia, Australasia y África, a excepción del archipiélago de Indonesia. Pero no se limitan exclusivamente al trópico, ya que también habitan zonas templadas.

Prefieren permanecer en el sur tanto tiempo como pueden por la abundancia de alimentos. Regresan al norte exclusivamente para la temporada reproductiva entre marzo y mayo, extendiéndose hasta agosto, según el rango geográfico. En invierno, el milano negro migra también hacia Australia.

Eligen ocupar áreas abiertas donde haya abundante agua, como ríos, embalses y lagos. Suelen pescar, por eso también se les ubica en humedales. De hecho, durante la migración no se quedan en desiertos, por el contrario, en el caso de África, prefieren marchar hasta la región Subsahariana donde hay mayor cantidad de recursos.

Alimentación del milano negro

El milano negro tiene una dieta amplia que incluye la carroña, insectos, peces, aves, huevos, anfibios, reptiles y pequeños mamíferos.

Realiza tanto ataques aéreos como terrestres, usando sus garras filosas para atrapar, cavar y arrancar a sus presas de los sitios donde estén. Utiliza las corrientes térmicas para dejarse llevar en el vuelo y así ahorrar energía.

Reproducción de Milvus migrans

Milvus migrans alcanza la madurez sexual entre los 2 y 3 años de edad. De hábito monógamo, se reproducen de por vida con la misma pareja. Para llamar la atención de la hembra, el macho realiza riesgosas exhibiciones aéreas, dando giros suspendidos en espiral en dirección al suelo. En marzo comienza el ritual de apareamiento. Esta temporada se puede prolongar hasta agosto según el lugar en el que se encuentren.

Tras el cortejo, se construyen los nidos en bosques abiertos, por lo general, en cavidades de troncos secos a increíbles alturas que van de 2 a 30 metros del suelo. Generalmente construyen nidos cerca de otros de su misma especie, aunque también pueden anidar en colonias junto a otros ejemplares como garzas, el cormorán y el Milano amarillo. Con el paso del tiempo, reutilizarán este nido o pondrán sus huevos en nidos abandonados por otras aves.

La puesta consiste de 2 o 3 huevos en cada temporada reproductiva. La incubación abarca 32 días y, tras la eclosión, los polluelos permanecen en el nido entre 42 y 56 días. Los padres cuidan de sus pichones hasta casi 2 meses después de la salida del nido, hasta que ya estos sean totalmente autónomos.

Conservación de Milvus migrans

Está evaluado por parte de la UICN como preocupación menor, toda vez que se considera estable y su rango de distribución es muy amplio. Se han citado como sus principales amenazas la degradación de su hábitat natural (te recomiendo este contenido relacionado con hábitats y sus tipos), consecuencia de implantación de actividades agropecuarias, envenenamientos, contaminación…