Quetzal – Pharomachrus mocinno. Un ave majestuosa

Quetzal, Pharomachrus mocinno
Quetzal, Pharomachrus mocinno
Don Faulkner/CC BY-SA 2.0

El quetzal o Pharomachrus mocinno es una especie de ave descrita por de la Llave en 1832. Pertenece a la familia Trogonidae, la cual se incluye dentro del Orden de los Trogoniformes.

La especie tiene un gran significado cultural para los pueblos de América Central, por lo que ha sido considerada una rara joya entre las aves.

Se han reconocido hasta el momento 2 subespecies, Pharomachrus mocinno mocinno que se encuentra en los bosques montanos de México y Nicaragua. La otra subespecie, Pharomachrus mocinno costaricensis, se encuentra en los bosques de Costa Rica y la región occidental de Panamá.

El quetzal centroamericano es un ave de un color verde esmeralda brillante, razón por la cual también se le conoce como Quetzal resplandeciente.

Aparte del color y la cresta densa que exhiben ambos sexos, el largo plumaje de la cola del macho hace que esta especie, además de hermosa sea única en su familia.

Características generales del Quetzal

El macho adulto del quetzal centroamericano presenta una cabeza, cuello y espalda de color verde iridiscente, siendo el pecho y la cola de un color rojo brillante. Las plumas de las coberteras de las alas mayores son alargadas, con negro en los extremos. Las plumas erizadas en la cabeza forman una cresta desde la corona hasta la parte posterior.

La hembra adulta, luce un color marrón o verde más apagado a nivel de la cabeza y la parte superior del cuerpo. Las plumas de la cresta, al igual que las de la cola están menos desarrolladas que en el macho. El color del pecho varía de un tono gris a un color rojo mate. La garganta es gris-marrón y los muslos negros con un brillo verde.

En el caso de los ejemplares más jóvenes, el macho luce colores más resaltantes que el adulto, mientras que la hembra inmadura tiene un color más tenue que la hembra adulta.

El quetzal tiene un tamaño aproximado entre 36-40 cm, desde la cabeza a la base de la cola, tamaño comparable con el de una urraca o una paloma. En el caso de los machos solo la cola puede llegar a medir hasta 90 cm. El peso varía entre 180-210 g. La raza presente en Costa Rica suele ser ligeramente más pequeña, con las plumas de la cola más cortas y angostas.

Las patas de esta ave son características de la familia a la cual pertenecen, tienen un color gris oliva, con 4 dedos, dos dirigidos hacia adelante y dos desplazados hacia atrás, lo que hace que sus patas sean débiles.

El pico de esta ave, usado principalmente para anidar y roer, es corto pero fuerte, amarillo en el macho y negro en las hembras.

Su musculatura bien desarrollada refleja su modo de alimentación, principalmente aéreo.

El quetzal posee un canto melodioso conformado por distintas vocalizaciones, siendo algunas de ellas propias del macho, las cuales utiliza para llamar e identificar a su pareja durante la etapa del cortejo.

Hábitat y costumbres de Pharomachrus mocinno

Esta vistosa y colorida ave prefiere los bosques nublados de hoja perenne, con árboles de 30-45 m de altura, así como zonas selváticas húmedas, de vegetación exuberante. Por lo general Pharomachrus mocinno vive en los árboles que forman parte del dosel de la selva, donde además pueden camuflarse muy bien debido a los colores que presentan.

Su hábitat tanto en México como Costa Rica, esta correlacionado con la existencia de árboles frutales.

Es un ave solitaria y no suelen observarse muchos ejemplares en un mismo lugar, a menos que se encuentren en temporada de cría, donde se pueden llegar a ver hasta 20 individuos reunidos.

Alimentación del El quetzal

Es principalmente frugívoro, más de la mitad de las frutas de la dieta del El quetzal pertenecen a la familia Lauraceae y ocasionalmente también puede alimentarse de insectos, ranas pequeñas, caracoles y lagartijas. Los más jóvenes tienden a alimentarse de insectos los primeros días de vida.

Reproducción y cría

La temporada de cría del Pharomachrus mocinno varía respecto a la zona geográfica, siendo en algunas zonas de México de Marzo-Abril y en otras de Mayo-Agosto como es el caso de Chiapas. En el Salvador la temporada va de Mayo-Junio, en Guatemala de Marzo-Mayo y en Costa Rica la cría ocurre entre los meses de Marzo-Junio.

Durante la etapa de cortejo llevan a cabo danzas y cantos para atraer a las hembras. Una vez formadas las parejas, tanto el macho como la hembra participan en la construcción del nido, el cual se ubica de 4-13 m por arriba del suelo y por lo general tiene un diámetro de 10-12 cm.

La hembra del quetzal pone de 1-2 huevos de un color azul claro. El período de incubación suele durar entre 17-19 días y ambos sexos participan en la reproducción.

Las crías están desprovistas de plumas y con los ojos cerrados al nacer. Se desarrollan rápidamente y en dos semanas ya se puede ver su diminuto cuerpo, cubierto de plumas suaves y de tonos pálidos. En esta etapa de sus vidas carecen del color rojo carmesí en el pecho que caracteriza a los ejemplares adultos.

Los polluelos permanecen bajo el cuidado de los adultos durante aproximadamente tres semanas después de la eclosión, pasado este tiempo aprenderán a volar y abandonarán el nido de manera permanente.

Se ha reportado que un alto porcentaje de las crías de Pharomachrus mocinno muere antes de emplumar y otro tanto antes de la edad adulta.

Conservación y distribución de Pharomachrus mocinno

Distribución del quetzal, Pharomachrus mocinno
Distribución del quetzal

Según la IUCN la especie Pharomachrus mocinno ha sido reportada como casi amenazada, debido a que su población ha disminuido de manera moderada a causa de la deforestación de los bosques.

Algunas de las acciones que se han tomado en cuenta para proteger al quetzal, implica la protección de los bosques donde habitan, el establecimiento de reservas para facilitar su protección, la creación de programas de educación y sensibilización en algunas áreas, hacer una estimación actualizada de la población y crear corredores de hábitats entre los bosques superiores e inferiores para facilitar el movimiento altitudinal de la especie.

El quetzal se encuentra en el Sur de México, Guatemala, El Salvador, Honduras, Norte de Nicaragua, Costa Rica y el oeste de Panamá.

Bibliografía

– BirdLife International. (2016)
– Dayer, A. A. (2010)
– Johnsgard. (2000)
– Collar. (2001)
– Clements. (2007)
– Del Hoyo y col. (2001)